Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Culiacán

Dan permisos de construcción sin consultar Atlas de Riesgo

Construir en lugares propensos a inundaciones siempre traerá problemas para la ciudadanía, y otorgar permisos de construcción en estas zonas es delito

Por: América Armenta y Ramón Verdín

Foto: EL DEBATE

Foto: EL DEBATE

Culiacán, Sin.- Las fuertes precipitaciones que trajo la tormenta tropical 19-E, que dejó a miles de familias damnificadas, también sacaron a flote la irresponsabilidad de las autoridades en cuanto a no exponer a la ciudadanía a riesgos, pues en el centro de la entidad no hubo advertencia de intensas lluvias.

Otra negligencia es haber permitido que las constructoras hicieran complejos  habitacionales en zonas marcadas en el Atlas de Riesgo como inundables, así como haber perdido el simulador de riesgos del Atlas realizado en 2011 por no haber pagado el servidor de internet con el que funcionaba.

Si bien en el artículo 84 de la Ley General de Protección Civil señala que es un delito grave otorgar permisos para construcción en estas zonas, no es clara la sanción que habría para quienes lo cometen, pues las empresas constructoras se amparan argumentando que los ayuntamientos le dan permisos para hacerlo.

Desconocimiento de las autoridades
A pesar de existir tres Atlas de Riesgo para el municipio de Culiacán (uno realizado en 2010 con lineamientos de Sedesol, otro en el 2011 con lineamientos oficiales de Cenapred y el que el exalcalde Sergio Torres tuvo durante su mandato), el día de ayer el alcalde Antonio Castañeda Verduzco dijo que el municipio cuenta con cero Atlas.

“No contamos con Atlas de Riesgo. En años anteriores se mencionaba que había uno, nosotros no lo tenemos”. Al cuestionarle si implementarían uno después del desastre de las lluvias, dijo: “Perdón, me tengo que ir”. Antes de que dejara los medios de comunicación, EL DEBATE le cuestionó el porqué no usar una de estas herramientas si se han elaborado tres para el municipio de Culiacán, a lo que respondió: “Yo desconozco que se haya hecho uno del Ayuntamiento hasta ahorita. Se menciona ahí en los medios que había uno que se tenía que haber pagado, no tengo la información, no tengo información”, repitió.

El caudal del río Culiacán, el cual se alimenta de los ríos Humaya y Tamazula, se incrementó notablemente en la presa derivadora. Foto: Especial

Al ser interrogado sobre la situación de Culiacán, ayer el gobernador Quirino Ordaz Coppel, desde el municipio de Ahome, evadió las preguntas relativas al Atlas de Riesgo de Culiacán. Manifestó que las “consecuencias derivadas del fenómeno natural” serán “el apoyo que se reflejará en las comunidades afectadas”.

"Se está apoyando, los recursos están llegando y se está atendiendo a las diferentes poblaciones, nada ha sido obstáculo para que los apoyos no lleguen. Se están tomando las acciones correspondientes para que a la gente le llegue el respaldo. En algunas colonias, por ejemplo, comunidades, se siguen metiendo bombas que están sacando el agua. Hay una gran colaboración, acción, para resolver los problemas. Vienen otros, como son la reconstrucción, salud. Se ha estado avanzando”, argumentó el ejecutivo estatal.

“Sedatu proporcionó un Atlas”

Entrevistado durante el recorrido por la zona norte de Sinaloa, Jesús Valdés Palazuelos subrayó que en 2017 recibió un proyecto elaborado por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en colaboración con el Instituto Municipal de Planeación Urbana de Culiacán (Implan), organismos que regulan y actualizan estas políticas públicas.

“Sí había. En 2017 el delegado de Sedatu nos entregó un Atlas de Riesgos que trabajó el gobierno federal y recibido por el Implan. Se entregó a diferentes instancias, como Desarrollo Urbano y la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Culiacán (Japac)”.

El expresidente municipal de Culiacán mencionó que lo más criticado por la sociedad fue la lenta reacción, dado que “carecían de esta información”.

“Aquí el tema fue el aviso que se dio ya muy tarde, eso es lo que ha criticado casi toda la sociedad. El tema es que no se tenía la información por parte de las autoridades correspondientes. Lo que tenemos que hacer es estar alertas; en el tema del sector agrícola no hay tantas pérdidas como esperábamos”, concluyó.

Laderas inestables
El biólogo José Mitre señala que hay una expansión urbana descontrolada.

“Culiacán tiene algunos lugares que no deberían de existir, Humaya partes de Villas del Río y Valle Alto son un ejemplo. Todo lugar por donde pasa un río, arroyo o dren no se debería de construir cercano a su margen”, explicó.

En el caso de los ríos Tamazula y Humaya, Mitre señaló que se debe de respetar un margen de 100 metros a cada lado antes de empezar a construir. “Se han hecho varias modificaciones, la Isla de Orabá era un pedazo te tierra pegado al margen que está en el malecón”, subrayó el biólogo, de lo que hoy es una isla porque el agua tomó su espacio, resaltando también la Isla Musala, la cual es artificial y es propensa a inundarse con las fuertes lluvias, al grado de tener que evacuar a la ciudadanía que ahí vive.

“Todo accidente coincide con lugares como arroyos, ríos y drenes que se desbordaron. Debería prohibirse el desarrollo en lugares cercanos a cuerpos de agua y afluentes, algunas constructoras tomaron un riesgo al decir "si aquí tengo un afluente, no puedo desarrollar cercano a él’”, reiteró Mitre.

Ante las lluvias repentinas que llegaron a la ciudad de Culiacán, alcanzando un nivel de 370 litros por metro cuadrado, el joven biólogo indicó que hay personas que viven muy cerca de los márgenes de ríos, drenes y arroyos que fácilmente se pueden desbordar en el momento en que un ciclón de categoría dos o tres llegue a Culiacán, pues no estará preparado y habrá más inundaciones, como en el fraccionamiento Los Ángeles, el cual destaca que tiene un río cerca que no alcanzó a desbordarse, pero fácilmente lo hará en el momento en que haya un evento meteorológico más fuerte.

Valle Alto fue una de las zonas más afectadas por las inundaciones. Foto: EL DEBATE

“Culiacán se ha venido construyendo conforme a lo que la gente necesita, no a lo que el terreno necesita. Lo que falta en Culiacán es una buena planeación, aunque inviertan en un plan pluvial maestro, mientras siga existiendo Humaya, mientras siga existiendo Villas del Río, Valle Alto o lugares cercanos a arroyos, ríos y drenes, va a haber siempre el mismo problema. Esos lugares, se escucha muy feo, pero deben de desaparecer”, agregó el biólogo.

¿De dónde vienen los problemas?
Para finalizar, José Mitre hizo hincapié en que en Culiacán no es un lugar donde llueve mucho, sino que solo llueve algunos meses al año, por lo que debería ser más fácil controlar las precipitaciones; sin embargo, es la falta de áreas de recarga, como parques grande o camellones con buena vegetación y áreas naturales protegidas, lo que afecta a la ciudad.

“Debería ser muy vigilada la deforestación para evitarnos pérdida de bosques, para evitar que tanta agua nos llegue y nos llegue con mucha tierra, porque acarrea piedra, arena y deberíamos de tener un buen pavimento hidráulico”. Como ejemplo puso el cruce de Ciudades Hermanas y Álvaro Obregón, en la que considera pertinente ver de dónde viene tanta agua y hacer parques y pavimento que la puedan detener.

En cuanto a la calle Aquiles Serdán, expresó: “¿Por qué llega tanta agua por Aquiles Serdán? Bueno, porque, en primera, antes ahí eran dos arroyos que se conectaban y desembocaban en el río Tamazula, y ahora es una calle. Ahí no debería de existir una calle, debería de existir un arroyo, la avenida debería de ser elevada y abajo un arroyo”, explicó el biólogo. 

De acuerdo con el biólogo José Mitre, hacen falta áreas de recarga, como parques grande o camellones con buena vegetación para controlar el agua. Foto: EL DEBATE

“Debería de ser primero vigilar los lugares que se inundan y ver de dónde viene el agua y atacar esos lugares. Hay una técnica que se utiliza: los jardines de lluvia, que son jardines o parques que captan mucha agua para evitar que esta llegue a las zonas urbanas y se inunde, son muchas cosas que se pueden hacer”, finalizó Mitre.

Arroyos peligrosos
La Dirección Estatal de Protección Civil anunció en el 2017 de las zonas en las que se forman arroyos peligrosos, algunos de estos cruces se localizan en la zona sur del municipio, ubicados por la calzada Heroico Colegio Militar, colonia Los Huizaches y Calzada las Torres. Mientras que para la zona norte la principal colonia en riesgo es Juntas del Humaya, ya que se encuentra al lado de la presa derivadora, la colonia Las Quintas, avenida Aquiles Serdán y calzada Las Américas.

En esta nota:
  • Culiacán
  • Construcción
  • Colonias
  • Atlas de riesgo
  • Inundaciones