Culiacán

Abandonan casas hechas por Sedesol en El Bicentenario

Estas construcciones fueron otorgadas a familias que supuestamente tenían muchas necesidades

Por: Angelina Corral

Esta vivienda nunca fue ocupada, de acuerdo con vecinos.

Esta vivienda nunca fue ocupada, de acuerdo con vecinos.

Culiacán, Sinaloa.- Bandalizadas, sin ventanas y en total abandono se encuentra una gran cantidad de pequeñas viviendas construidas por Sedesol en la colonia El Bicentenario. Este sector, cercano al basurón municipal, se creó durante la administración municipal de Jesús Vizcarra Calderón, y los primeros pobladores fueron familias que invadían el predio en donde ahora es el fraccionamiento Valle de Encino, tras ser desalojadas. 

Entre las diversas acciones para apoyar a estas familias, en abril del 2011 el entonces delegado de Sedesol en Sinaloa, Carlos Castaños Valenzuela, anunció la entrega de las primeras veinte viviendas de las cien que se darían en este sector. 

La ficha técnica describía la edificación como una habitación de 18 metros cuadrados con un baño y con adaptación para una cocina. El costo era de 25 mil pesos, de los cuales los beneficiarios solo aportarían 5 mil pesos. 

De acuerdo con el discurso de Castaños Valenzuela, era mucho mejor vivir en estas pequeñas habitaciones que en casas de cartón. 

En abandono

Durante un recorrido realizado ayer por el sector se pudo apreciar que por una extraña razón los propietarios de las casas se fueron. Algunas, de acuerdo con vecinos, nunca fueron ocupadas. 

Un habitante de nombre Teresita criticó que mientras hay muchas personas con necesidad de un techo en el lugar haya casas abandonadas que fueron construidas con apoyo del gobierno. También hay muchos solares vacíos; mientras que en el mismo sector hay una invasión. 

Teresita indicó que, cuando se anunció el programa de Sedesol, en muchas ocasiones pidió ser beneficiada, pero no le aceptaron su solicitud. Para poder construir los dos cuartos de material en obra negra que tiene tuvo que hacer muchos sacrificios, entre ellos endeudarse. 

Todos los días, al salir de su casa, lo primero que ve es una de las viviendas que dio Sedesol sin ventanas y deteriorándose poco a poco. También le toca caminar entre la gran cantidad de solares baldíos cuando tiene un hijo que no tiene en dónde vivir. 

Algunos habitantes indicaron que muchas familias se han ido porque las escuelas y los trabajos quedan muy lejos; además de que también tienen problemas con el transporte. 
Para algunos, vivir en este sitio no es fácil. Al levantarse lo que ven es máquinas aplanando toneladas de basura.

En esta nota:
  • Casas
  • Sedesol
  • Bicentenario