Culiacán

"Que el miedo no nos inmovilice", dice Aristegui en Culiacán

La comunicadora recuerda en Javier Valdez una pluma poderosa que supo entender el entramado de Sinaloa y del país, que además dedicó su vida a retratar la de otros

Por: Francisco Castro

Carmen Aristegui(Foto: Marco Ruiz/EL DEBATE)

Carmen Aristegui | Foto: Marco Ruiz/EL DEBATE

Culiacán.- «Al miedo hay que tenerle respeto, pero que no nos inmovilice, como no inmovilizó a Javier; que el miedo no domine nuestra convicción y nuestra decisión de informar, de publicar», así lo dijo Carmen Aristegui, entrevistada al término de una conferencia como parte central de las actividades para recordar al periodista y escritor Javier Valdez, a un año de su asesinato.

Previamente, ante un amplio público conformado en su mayoría por amigos, conocidos, colegas y familiares del cofundador de Ríodoce, la connotada periodista describió a Valdez Cárdenas como un periodista que supo entender el entramado de Sinaloa y del país, como un periodista con una pluma poderosa que a través de sus morros y misses como personajes supo retratar la realidad.

«La muerte de cualquier persona es injustificada, pero cuando se trata de alguien que dio su vida por retratar la vida de otros a sus lectores, tiene una carga emocional, es un hecho simbólico, emblemático. Su muerte, muy lamentable, lo ha convertido en un símbolo, en un referente», destacó.

La destacada periodista llamó a renunciar al olvido de hechos como la muerte de Javier Valdez y Miroslava Breach —asesinada en Chihuahua el año pasado—, al tiempo de señalar que «nuestro México tiene demasiadas heridas en los costados, ha sido acuchillado, pero hay que tener una esperanza, si no, nos morimos todos».

Reconoció que el hostigamiento, la persecución y la intimidación son parte de las prácticas que usa no solo la delincuencia para intentar frenar la labor periodística, también los políticos, por lo que señaló que no existe una democracia completa, sino más bien una democracia simulada.
También identificó al acoso judicial como una forma de intentar castigar y sancionar a periodistas que hacen bien su trabajo en casos de investigación, como la Casa Blanca de Peña Nieto, cuya publicación le valió ser despedida de una empresa cuyo dueño hoy la tiene demandada por afectación mercantil y «daño moral». 

 

 

Ante el miedo, mayor rigor

Abordada por reporteros al finalizar su conferencia, Carmen Aristegui fue enfática al afirmar que el miedo es una condición intrínseca, algo que se genera cuando hay peligro, algo a lo que hay que hacerle caso no para inhibirse, sino para tomar mayor precaución y encontrar la forma de hacer mejor las cosas, con mayor rigor y calidad periodística porque «si el miedo nos domina, estamos perdidos», añadió.

Sobre la responsabilidad de informar en medio de un proceso electoral, pero también de violencia, la comunicadora consideró que no solo se tiene la tarea de contrastar las plataformas de los candidatos y transmitirlo a la sociedad, sino también retratar más cosas que solo política, sobre todo ese con clima complejo de violencia que impera y en el que incluso han sido asesinados a la fecha 91 personas ligadas a las campañas. 

Cuestionada sobre el papel de las autoridades frente al clima de violencia que impera en el país y que hoy ha trastocado las campañas políticas, Aristegui consideró que han sido rebasadas e incompetentes, aunque en algunos otros casos, como el de Ayotzinapa, han sido cómplices.

Y aunque lamentó que en la agenda de los candidatos no figuren temas como las desapariciones de personas o la libertad de expresión, Aristegui subrayó que el papel de los medios ante la sociedad es dotarlos de información, porque una sociedad desinformada es una sociedad apática, inactiva, que no entiende lo que pasa y no reclama sus derechos.

En esta nota:
  • Homenaje a Javier Valdez
  • Inseguridad
  • Sinaloa