Cultura

Alan Bojórquez, no te canses de ver tantos horizontes

El poeta Alan Bojórquez originario de Mocorito, Sinaloa presentó su libro Éste es un poema en proceso en Trieste, Italia.

Por  Francisco Inzunza

Alan Bojórquez recibirá la Presea Grano de Oro en la Atenas de Sinaloa; otro de sus sueños convertido en realidad.

Alan Bojórquez recibirá la Presea Grano de Oro en la Atenas de Sinaloa; otro de sus sueños convertido en realidad.

Hablar de Alan Bojórquez Mendoza es hablar de un alma aventurera que ninguna frontera lo detiene. Al finalizar una de estas aventuras todos los caminos conducen a su cálido hogar, en La Otra Banda de los Ibarra, Mocorito, donde su familia siempre lo espera gustosa de sus anécdotas. El destino lo quiso así y ha hecho que todos esos caminos de este joven soñador también conduzcan a Trieste, Italia, la ciudad de los poetas.

Hace un año viajó a esta ciudad situada en el norte de Italia, a orillas del mar Adriático, para recibir un importante premio, tras ganar el primer lugar del Concurso Internacional de Poesía Castillo de Duino, avalado por la Unesco. Un año después la vida lo vuelve a sorprender al permitirle regresar a este lugar, donde atraca la literatura, para presentar su libro Éste es un poema en proceso, que fue publicado no solo en su lengua, sino también en italiano, gracias a la traducción de los poetas Elena Giacomin y Mark Veznaver.

El poeta Alan Bojórquez junto a sus traductores (y amigos) Elena Giacomin y Mark Veznaver. Foto: cortesía

“Cómo va a imaginar un niño de una primaria en un pueblo que simplemente va a publicar un libro en algún momento”, comentó el poeta Alan Bojórquez Mendoza en una agradable charla con EL DEBATE.

Cuando uno escribe por naturaleza o porque le gusta, o porque siente que lo que escribe está bonito y a los otros les gusta.

"Cuándo lo va a imaginar, en ese momento cuando estaba presentando el libro se me vinieron todas esas imágenes, de cuando yo era niño y empezaba a escribir, nunca sospeché de que todo esto iba a ocurrir, pero también me doy cuenta de que esto es un resultado de todas esas noches que uno no duerme, todas esas noches cuando uno está escribiendo, que no escribe para recibir premios, hay que decirlo, escribe porque es una necesidad fisiológica, es algo natural que tienes que hacer porque si no el sentimiento se te desborda, no sé de qué manera se desbordaría, en mi caso particular sale a manera de verso, a manera de poesía, a manera de poemas que dicen lo que yo estoy sintiendo en ese momento”, comentó el poeta.

Alan Bojórquez recibió la invitación para presentar su libro en el marco del Festival de la Poesía y la Literatura (en Trieste, Italia) por parte de Gabriella Varela (Presidenta de la Asociación de Poesía y Solidaridad).

Alan Bojórquez y Gabriella Varela. Foto: cortesía

Intentos de poemas

Éste es un poema en proceso es un poemario compuesto por 10 poemas. La idea surgió en el Taller de la Capilla Alfonsina, cuando el poeta mocoritense llevó el primero de estos poemas, que en este poemario los llama “intentos”.

“Llevé un poema, no era un intento, no era con este título, sino que el poema tal cual aparece estaba quizá en otro orden con una nota en la parte superior que dice: ‘Éste es un poema en proceso’, queriéndoles decir a ellos: ‘no es un poema que yo lo considere terminado, sugiéranme qué les parece’”.

Los participantes de dicho taller le comentaron que esas palabras era un título perfecto, de esos títulos que a ellos les hubiera gustado escribir.

Le di esa connotación de que éste es un poema en proceso, es como la vida, como el amor, que siempre son un proceso, nosotros somos un proceso, somos una serie de pasos inacabables que siempre estamos mejorando o cambiando o en una constante evolución".

El poeta mocoritense en el Festival de la Poesía y la Literatura en Trieste, Italia. Foto: cortesía

El poemario inicia con un verso que dice "no somos mas que un puñado de intentos". La idea de Alan Bojórquez era darle ese significado de proceso: "de que es quizás un poemario inacabable, que quizás no termina en el decimo intento sino que pueda continuar, porque justamente la vida va a ser un proceso, siempre estaremos en construcción".

La portada del libro está inspirada en el último intento de su poemario y a la vez, en un pasaje del camino de Duino a la ciudad de Trieste. Cuenta Alan Bojórquez que iban en un transporte (el año pasado) todos los poetas galardonados, en un camino en la periferia del mar Adriático.

Una poeta española se mareaba al ver el mar, por lo que no podía voltear mucho a donde iba sentado el joven mocoritense: "'Alan me mareo viendo el mar no te puedo ver a la cara, disculpame' y y le dije 'Lucía espero no te canses de ver tanto horizonte'".

El poeta italiano Mark Veznaver le respondió: "ese es un buenísimo verso, deberías escribir algo sobre eso Alan". Y así lo hizo.

La fotografía de la portada de su libro fue tomada por él mismo, cuando contemplaba ese horizonte, sentado en el borde del Muelle Audaz.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Italia ���� ¡Estoy listo! ❤️

Una publicación compartida de Alan Bojórquez Mendoza (@alansitobm) el

Presea Grano de Oro

Alan Bojórquez sigue cosechando ese reconocimiento que tanto merece, estará recibiendo la presea Grano de Oro en la Atenas de Sinaloa.

Recibir este galardón implica para él un gran compromiso. “El de llegar a más niños y jóvenes, el de predicar con el ejemplo, el de seguir fomentando la buena convivencia a través de un ambiente de paz, el de ser un ejemplo de inspiración para las nuevas generaciones. Es importante porque esta presea viene a ratificar ese compromiso con mi pueblo. Además el general más joven de la Revolución Mexicana, de quien lleva el nombre esta presea, el revolucionario mocoritense Rafael Buelna Tenorio".

Siempre fue un referente en la historia de mi pueblo, fue y sigue siendo un ejemplo de inspiración.

Alan Bojórquez compartió que desde pequeño asistía y seguía de cerca esta premiación del Grano de Oro. Creció soñando que en algún momento de su vida, ya muy viejo quizás, “estaría con una sonrisa en el rostro y la escultura de la presea en mis manos, es evidente que quienes la ganaron antes fueron también referentes en mi infancia”, contó a EL DEBATE. 

A la par con todo esto, inició un fabuloso proyecto para fomentar la lectura y el interés por la poesía en los niños. Con su libro Hay niños que se visten de superhéroes en mi barrio, demuestra a los pequeños que ellos también pueden escribir poemas a su edad.

  • Alan Bojórquez