Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Alegoría a la evasión de la realidad en la obra de Fritzia Irízar

ARTE CONTEMPORÁNEO

Alegoría a la evasión de la realidad en la obra de Fritzia Irízar

Alegoría a la evasión de la realidad en la obra de Fritzia Irízar

Alegoría a la evasión de la realidad en la obra de Fritzia Irízar

Fritzia Irízar tendrá su primera exposición de 2014, en la ciudad de México, en la Sala de Arte Público Siqueiros, bajo la curaduría de Tatiana Cuevas. Se trata de Obliteraciones (1939-2014), que se conforma de un proyecto de sitio específico en la fachada del museo y la presentación documental de siete proyectos realizados anteriormente. En el trabajo artístico presentado aludirá a la inaccesibilidad, la cancelación o la obstrucción de la información como un mecanismo de control o de autodefensa con el cual se vive en la actualidad, al tiempo que utiliza al bloqueo y dificultad para acceder a los contenidos de la obra como el vehículo para acentuar los contenidos dentro de la misma. Despertará además a reflexionar sobre la evasión de la realidad que producen ciertas circunstancias mediante hechos tan simples como lo festivo, la algarabía. Así lo explica en entrevista.

Obstrucción de la información. "La exposición se divide en dos secciones: una, la selección de documentación de obra que se hizo de proyectos anteriores, con la curaduría de Tatiana Cuevas, piezas que se realizaron con anticipación, todas relacionadas como vehículo a la obstrucción, ya sea por medio del ocultamiento, la inaccesibilidad o la desaparición gradual de su forma o contenidos. Son siete proyectos seleccionados. Entre las obras que se presentan están Sin título (Traga monedas), Sin título (Selectividad y colectividad), Sin título (pared), entre otras. Lo que une a las piezas no son temáticas afines, sino el mecanismo de volver difícil el acceso a la pieza, por lo que no se encontrarán la recreación de las obras ni el formato final de la mismas como obra terminada, sino la documentación de procesos, como fotografía y video. En la mayoría de los proyectos se recreó espacialmente el lugar en donde se ejecutó la acción o el evento artístico, mediante maquetas con un diseño creado específicamente para esta muestra.

"En el caso del proyecto fachada, lo que hice fue seleccionar el mural Retrato de la burguesía, de Siqueiros, el cual se encuentra de alguna forma inaccesible al público, pues está en el edificio del Sindicato Mexicano de Electricistas, y en estos momentos es un espacio de acceso restringido al público, además de ser una obra pictórica a la cual el mismo Siqueiros le ocultó parte del diseño original, pintando sobre una específica sección del mural. Por otra parte, lo que me importa es hablar específicamente mediante un mecanismo de destrucción matérica, acentuar la relevancia y, desgraciadamente, vigencia de los contenidos temáticos representados por Siqueiros. Hay situaciones que siguen sin resolverse, por lo tanto, lo que hago es hacer lo que la mayoría de nosotros hacemos: evadir de forma instruida o inconsciente la información, evadir el conocimiento de estos conflictos sociales y ejecutar un ejercicio de celebración, un poco imitando la manera en cómo nos instruyen para no estar conscientes de nuestra realidad actual, y cómo con un gesto muy simple, como la transformación de un gran cúmulo de información convertido en confeti, se logra crear una celebración de algo que no debería ser 'celebrable'", explicó.

Obliteraciones. Durante el proceso de Obliteraciones (1939-2014), Irízar crea y utiliza la imagen del mural, la imprimió de las mismas medidas, se trituró para convertirlo en confeti, para que el día de la inauguración se detone por medio de cañones y de alguna forma se convertirá en un mural más, pero inaccesible a la información que se trataba de transmitir en el mural.