Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

'Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos'

CULIACÁN

'Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos'

'Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos'

Culiacán, Sinaloa. En 2013, el libro de El Principito cumplió 70 años de publicación, y Martha Romero, por cuenta propia, celebró a su manera el aniversario de la historia que se convirtió en legado para la humanidad. Así que, por varios rincones de la ciudad, la osada artista plasmó a través de mensajes y sténcil la famosa obra del escritor y aviador francés, Antoine de Saint-Exupéry. Asimismo, la noche del miércoles, Martha llevó su trabajo artístico a Casa Martina, donde también se apreció lo que previamente hizo en espacios como en el malecón de Culiacán.

'El Principito' para Culiacán. La pintora, que aprecia desde siempre dicho relato infantil, hace un recuento de cómo nace la idea por plasmar en muros lo mejor de El Principito: "tanto que nos ha dado ese libro, pensé que también yo le debería dar algo a la ciudad de Culiacán sobre él, porque mucha gente no conoce El Principito, no conoce su filosofía. Entonces empecé a pintar en los muros de Culiacán frases del libro y también algunos de los dibujos, lo hacía con sténcil; entonces ya que terminaba de pintar, una vez que llegaba a la casa todavía traía esas ganas de seguir, pues continuaba inspirada con esa energía, y comencé a pintar obra de caballete, con la misma temática y materiales, también con el mismo colorido de lo que estoy haciendo en la calle, por lo que la obra que se exhibe en Casa Martina es un reflejo íntimo de lo que está en la calle".

Una semana se estará exhibiendo en Casa Martina, y entre las frases que pregona El Principito, mismas que reproduce la artista, están "Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos";"todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan)", por mencionar algunas.

Las pintas de Romero. Romero ha llevado su trabajo fantástico, sus pintas, como ella les dice, al Festival sin nombre, el cual se realizó en un estacionamiento del centro de la ciudad;en casetas intervenidas por Recuper-Arte; bajo el puente de la Obregón, y actualmente, debajo del puente de la isla Musala; asimismo, tiene contemplado pintas para escuelas y espera culminar con un mural.