Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Concierto de Guitarra Antigua "De los Castillos y Calles de España"

CULIACÁN

Sobre el escenario nada más que un atril, una silla y un micrófono colocado a medio metro sobre el suelo. Una voz de mujer anuncia la tercera llamada para el concierto de Hopkinson Smith, guitarrista experto en música antigua. Sale al escenario un sujeto alto, elegantemente delgado, pelo entrecano y grandes entradas, unos lentes de carey enmarcan su rostro enjuto. Tiene un aire de hacendado cañero del sur de Estados Unidos, de un caballero sureño. Toma asiento y sostiene la guitarra que parece pequeña en comparación a él y comienza a tocar.

Mesurado, parece rozar apenas las cuerdas, pisa los trastes con precisión en la guitarra de cinco órdenes: no es una guitarra común. Joel Van Lennep de New Hampshire la construyó. Tiene grabados y tallas que la hacen ser una pieza de y para un maestro. Smith no es solo un maestro de la guitarra si no tambien de otros instrumentos antiguos de cuerda pulsada: Laud Renacentista, Laúd Barroco, Vihuela y Tiorba.

Da comienzo el concierto "De los Castillos y Calles de España" con música española del siglo XVII y es precisamente lo que promete; un escaparate de la música que se podía oír en la España de Lope de Vega,Tirso de Molina, Calderón de la Barca o Quevedo. Hopkinson Smith va del ritmo pomposo de la Pavana a acometer las cuerdas con furia y alegría en la Zarabanda tamborileando la guitarra con los dedos. Entre piezas de los diferentes compositores Smith explica el porqué de usar una guitarra tan especial: " Para tocar alegremente, los bajos. Para tocar con primor , sin bajos. Esa es la razón de esta guitarra esté afinada octava en la tercera. No se puede decir que se pierde todo el registro de los bajos porque es un sonido que es imposible replicar en una guitarra moderna".

Nos habla de los compositores: Antonio de Santa Cruz es desconocido salvo por un manuscrito en la universidad de Madrid mientras que Francisco Guerau y Gaspar Sanz son mucho más reconocidos. En las piezas minuciosas y exquisitas la concentración es patente en su entrecejo y en su respiración semi contenida. El público asistente se divide entre los guitarristas y los amantes de la música. Los primeros se concentran tanto como el mismo Hopkinson Smith ya sea con los ojos cerrados y la cabeza gacha o con una mano en sobre los labios y la mirada fija en los dedos del maestro de la guitarra antigua. El resto de los asistentes se limita con admirara la belleza de las piezas músicales del barroco español.