Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Dámaso Grave rescata la figura del General Martín Espinoza Segura

CULIACÁN

El profesor Dámaso Grave Gallardo,como parte de un amplio proyecto editorial para rescatar, proyectar y revalorar las vidas y hechos de personajes de la historia sinaloense desconocidos por las nuevas generaciones, inició un proyecto de investigación y editorial que inicia con la presentación del opúsculo General Martín Espinosa Segura, Vida y Obra, con apoyo del Instituto Sinaloense de Cultura.

"La edición será regalada –porque a mí nada me costó su edición, la hice con aportaciones- entre los sinaloenses en general y los pobladores de Escuinapa, en particular, sobre todo en las escuelas, para que las nuevas generaciones conozcan a este personaje", dijo.

Durante la presentación de esta publicación Grave Gallardo comentó que uno de los objetivos de la presentación de la biografía de dicho personaje nacido en 1880, es "proponer al Ayuntamiento de Escuinapa la instalación de un busto de este brillante escuinapense e imponer su nombre a alguna escuela o calle de ese municipio".

En el Casino de la Cultura, acompañado en los comentarios por la periodista Magaly Franco, Víctor Zazueta Valenzuela "El Poeta Obrero", y por el antropólogo Joel Barraza, Director de Patrimonio Cultural del Instituto Sinaloense de Cultura, el autor de los libros Vórtice, Entre rimas y Remembranzas, propuso además como meta "promover ante el Congreso del Estado que el nombre de este militar maderista y constitucionalista, quien tomó la ciudad de Tepic en 1911, sea inscrito con letras de oro en el Muro de Honor del recinto legislativo".

Ahí se destacó a Espinoza Segura como un personaje que se adhirió a la causa maderista tras el lanzamiento del Plan de San Luis y se inició militarmente durante la toma de Mazatlán, fue jefe político y militar de la plaza de Tepic en la etapa maderista, cargo en que fue confirmado en 1913 por Venustiano Carranza.

A su mando, el General Rafael Buelna ascendió al grado de coronel, primero, y después al de general brigadier. Fue miembro de la Convención de Aguascalientes. Murió enfermo de lepra, solo y casi ciego, con un hermano suyo, en Rosario, Sinaloa, el 17 de marzo de 1935.