Selecciona tu región
Cultura

Día Internacional del Libro: Escritores comparten títulos o cómo se acercaron a la literatura

Escritores nacionales e internacionales, de narrativa y poesía, comparten cómo nació su pasión por la literatura y los libros, y cómo esto los ha impulsado a soltar su pluma

Por Richard Osuna

-

Un hogar donde se respiran las letras, el acercamiento por un título en especial o un interés por la ficción que nació primero con el cine y luego se trasladó a la lectura y la pluma, son algunas de las formas con las que algunos escritores confiesan que tuvieran sus primeros acercamientos con la literatura. 

Los escritores sinaloenses Miguel Tapia Alcaraz, Glafira Rocha, Hernán Arturo Ruiz y Samuel Parra, la jalisciense Ave Barrera, el regio Sergio Pérez Torres y el español Pablo Herrán de Viu comparten con DEBATE títulos, cómo nació su pasión por los libros e incluso cómo decidieron soltar su pluma y convertirse en contadores de historias, para celebrar este próximo Día Internacional del Libro

Un refugio o un acompañante, y un ente capaz de crear y transportarte a mundos fascinantes son algunas de las adjudicaciones que este grupo de autores dan a los libros. 

Miguel Tapia Alcaraz

Miguel Tapia Alcaraz es un escritor y traductor originario de Culiacán, Sinaloa.

"Todos los caminos llevan a Roma. O al centro. O también a casa. Durante algunos años dediqué lo esencial de mis días a la música, distanciándome de una fiel compañía de mi adolescencia: la lectura. La música me alejó de la literatura, pero la música - la historia de un músico -, me trajo de vuelta a ella. Y esta vez de manera definitiva. Desde un anaquel de libros de segunda mano, en una sombreada acera de la calzada de Tlalpan, una edición de bolsillo de 'El perseguidor' atrajo mi atención. Lo compré por unos pesos, para entretener el largo viaje en microbús que me esperaba".

"Y de ese viaje ya no volví. O sí, pero ya no fui el mismo. O quizás deba decir que ahora era, más que nunca, yo mismo. La música y la pasión de Charlie Parker, en la pluma de Julio Cortázar, eran también lectura. Las líneas del texto surgían de la húmeda boca de un saxofón. La música y el relato eran dos formas de la misma fascinación. No opuestas sino complementarias".

"A partir de ahí, el resto fue encadenar descubrimientos. Una página lleva a otra página, un epílogo a un prefacio. La revelación de mundos lejanos nos lleva a redescubrir el nuestro; la página escrita a la página en blanco. Y desde ahí el viaje se vuelve un gran salto, un entregarse a lo inmensurable con destino desconocido. O sí. Todos los caminos llevan a casa". 

Ave Barrera

Ave Barrera es una escritora originaria de Guadalajara, Jalisco.

"Uno de los libros que llegaron para sacudirme y cambiar por completo mi manera de ver la literatura es 'Cuentos completos', de Inés Arredondo. Y es que solemos leer el universo representado en los libros como algo distante, ajeno a nuestra propia realidad, aun cuando nos hable de espacios conocidos o de nuestra propia época. Sin embargo, al leer los cuentos de Arredondo descubrí que el mundo que yo conocía, el espacio íntimo donde crecí, cobraba un sentido mítico tremendo, gracias a la habilidad narrativa con que Arredondo trama sus historias y da vida a sus personajes".

"Descubrí que la voz y la representación de las mujeres en la literatura no necesariamente son lo que los libros escritos por hombres nos habían enseñado; se puede ver el mundo desde otras miradas, existen otras maneras de representar la realidad. Eso aprendí con doña Inés, y su ejemplo y sus palabras acompañan mi escritura". 

Hernán Arturo Ruiz

Hernán Arturo Ruiz es un escritor originario de Culiacán, Sinaloa.

"Mis padres estudiaron Letras Hispánicas y eran maestros de Literatura. Desde niño tuve al alcance las 'Narraciones extraordinarias', de Poe; 'Los cuentos de la selva', de Quiroga o 'El Principito', de Antoine de Saint-Exupéry, además, en los libros de lecturas que nos daban en la escuela descubrí más historias y autores. Entonces yo también escribí las mías en hojas de libreta sin otro objetivo que divertirme imaginando".

"No pensaba en la escritura como un oficio. Yo de grande quería ser vaquero o director de cine. Después llegaron 'El señor de los anillos', 'La mala hora' y 'El perfume'¸ hasta que una tarde, cuando tenía 15 años, mi mamá me habló sobre una novela que trataba de un hombre que iba a un pueblo lleno de almas en pena a buscar a su padre, un tal Pedro Páramo, de un tal Juan Rulfo. Mi papá me prestó el libro y, el día que terminé de leerlo, aunque no lo comprendí del todo, tuve claro que quería ser escritor".

Pablo Herrán de Viu

Pablo Herrán de Viu es un escritor de Mallorca, España. Autor de libros como 'Manuel Bergman'.

"Mi pasión por la literatura llegó algo tarde. De pequeño no fui un devorador de libros, sin embargo, sí que consumía películas con avidez, una detrás de otra. Iba al videoclub prácticamente a diario. Podría decir que mi fascinación por las historias en general, por la ficción, llegó antes que mi amor por la literatura en particular. No obstante, la primera vez que sentí conexión por un libro fue una sensación nueva que casi me hizo tocar el cielo y que supe que había venido para quedarse".

"Sucedió con 'Nada', de Carmen Laforet, y yo tendría alrededor de quince años. Mi madre me lo había recomendado. Me recuerdo a mí mismo en la oscuridad de mi habitación de adolescente, muy entrada la noche, con la única luz de la lámpara de mesa alumbrando las páginas del libro".

"No me importaba que cada vez fuese más tarde y que al día siguiente tuviese que madrugar para ir al colegio. Estaba fascinado ante el poder de las palabras, ante su fuerza tan misteriosa e hipnótica, ante su capacidad para excavar y excavar hasta llegar a lo más profundo. A partir de esa noche empezó algo nuevo en mi vida: un romance con la literatura que duraría para siempre".

Glafira Rocha

Glafira Rocha es una narradora, dramaturga y guionista, originaria de Culiacán, Sinaloa.

"Cada vez que me sumerjo en las entrañas de un libro sé que trastocará mi vida. Un susurro de palabras que flota a través del tiempo intercalándose con la musicalidad de lo indecible. Cuando un libro se convierte en uno de mis favoritos es porque representa una sacudida en mis estructuras existenciales, por ello, muchos han sido los que han atravesado mi historia de vida; hablaré de uno de los más significativos: 'La plenitud de la vida', de Simone de Beauvoir". 

"Es una autobiografía escrita en 1961, la cual ha representado para mí un diálogo con la autora, un estremecimiento a mi realidad, convirtiéndola en una reflexión ante mis posturas y construcciones del mundo. Es un libro que muestra una vida vinculada con una propuesta filosófica, increpándonos por la narrativa de relaciones amorosas, de amistad y sobre todo de amor a la literatura. Estas características me recuerdan mi propio compromiso con la escritura y, por lo tanto, es un libro al que acudiré en repetidas ocasiones. Agradezco a Simone por hablarme al oído y cuestionarme".

Sergio Pérez Torres

Sergio Pérez Torres es un poeta y narrador de Monterrey, Nuevo León.

"En una Feria del Libro encontré un pequeño ejemplar negro con algunos elementos rosas, era una antología de Safo, colección 'Mitos de poesía' (Mondadori, 1998). Lo abrí para leer algunos versos, pero no pude soltarlo hasta acabar todos los poemas. Lo releí varias veces en casa y de camino a clases. Entre las páginas, el viento se arrojaba sobre bosques como el amor sobre uno mismo cuando ama, el cielo nocturno y el tiempo cobraban su exacta armonía en la soledad, la belleza era capaz de sobreponerse a un ejército".

"La traducción que Juan Manuel Rodríguez Tobal hizo de los versos de Safo, me llevó a la de Carlos Montemayor, la de Anne Carson, la de Aurora Luque y otras tantas que ahora atesoro en mi biblioteca. Luego a aprender griego eólico y a una búsqueda poética y personal que todavía me sigue como una sombra luminosa capaz de darme un modo de ser y estar en el mundo".  

Samuel Parra

Samuel Parra es un narrador originario de Mazatlán, Sinaloa.

"¿Qué es un libro? El libro es capa de torero, paraguas para el sol y la lluvia, escudo contra las flechas de la invencibilidad que nos lanzan todos los días. El libro es pañuelo para las lágrimas, sábana que cubre los mejores amores, almohada para tener los más chidos sueños, cama de clavos para tener las más terribles pesadillas".

"El libro es ladrillo que construye casas, que construye colonias, que construye ciudades, que construye universos, pero sobre todo que construye ciudadanía, que construye personas pensantes. Si hay algo peligroso en el mundo y lo que temen todos los gobiernos autoritarios, es a un lector, no hay nada más peligroso que un lector, por eso los invito a leer un libro". 

Síguenos en