Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"Dictadura perfecta", la discrepancia entre Vargas Llosa y Paz

CURSO-ESPAÑA

Madrid, España, (EL UNIVERSAL).- En el año 1990 Octavio Paz y Mario Vargas Llosa participaron en un congreso internacional organizado por la revista "Vuelta", que el propio Paz había fundado, y al que asistieron numerosos escritores disidentes de otros países.

"Durante las conferencias se había hablado mucho de las dictaduras de la Unión Soviética, de Europa Central, de América Latina y había un escamoteo tácito del caso mexicano, que aunque no se podía identificar con las dictaduras militares de América Latina no era una democracia", recordó la víspera Vargas Llosa.

"Así que pedí la palabra y dije que México parecía una dictadura perfecta. Unas declaraciones que a Octavio Paz no le gustaron nada", reconoció durante su intervención en el curso de verano "Cien años de Octavio Paz" organizado por la Universidad Complutense de Madrid conjuntamente con la revista Letras Libres y la Cátedra Vargas Llosa, en la localidad de San Lorenzo de El Escorial, situada a unos 60 kilómetros de Madrid

"México era una dictadura, pero no lo parecía", prosiguió Vargas Llosa. "Era mucho más inteligente y sutil que las dictaduras típicas porque era un sistema en el que los presidentes no se quedaban en el poder eternamente, había partidos de oposición creados por el propio PRI, los intelectuales trabajaban en cierta forma para el Estado que era sumamente generoso con ellos y a diferencia de los otros sistemas dictatoriales mantenían a sus intelectuales a condición de que fuesen explícitamente disidentes con el sistema. Es decir, el PRI, mucho más frío e inteligente, sostenía a los intelectuales para que atacaran al PRI. Y uno podía ser intelectual mexicano de oposición y el PRI lo nombraba embajador", aseguró.

Sin embargo, al escritor mexicano aquella afirmación de su entonces amigo y escritor peruano no le gustó. "Paz lo tomó mal no porque fuera priísta, sino porque quería la democratización de México. Pero había llegado a la conclusión de que la democratización iba a ser obra del PRI. Creía que el país estaba internamente en un proceso de democratización y que la prueba de ello era Salinas de Gortari. Creía que la izquierda no iba a traer la democratización e iba a remplazar un sistema autoritario por otro. Por eso le molestaron mis críticas al PRI".

Pese a las discrepancias, Vargas Llosa pensaba que Paz "estaba profundamente equivocado", la amistad entre ellos nunca se rompió "porque Paz siempre fue un hombre muy tolerante y generoso para las ideas", recordó.