Cultura

El día que Hernán Cortés conoció a Moctezuma: a 501 años del encuentro

Este 8 de noviembre se cumplieron 501 años del primer encuentro entre Hernán Cortés y Moctezuma Xocoyotzin II, momento clave en la Conquista

Por  Raúl Durán

Pintura del siglo XVII que representa el encuentro entre Hernán Cortés y Moctezuma II.(Especial)

Pintura del siglo XVII que representa el encuentro entre Hernán Cortés y Moctezuma II. | Especial

CDMX.- Sin duda la Conquista es uno de los capítulos más significativos de la historia de México, marcado por la caída del Imperio Mexica y la imposición de un nuevo régimen bajo el dominio español: la Nueva España. Pero antes de que Tenochtitlan cayera ante el asedio de los españoles, sus aliados y la epidemia, tuvo lugar un episodio que aun a la fecha es conmemorado: el primer encuentro entre el conquistador Hernán Cortés y el huey tlatoani Moctezuma Xocoyotzin II, del cual se cumplen 501 años.

Fue un 8 de noviembre pero de 1519 cuando Hernán Cortés, acompañado de su tripulación epañola, llegó a la entrada de Tenochtitlan tras un largo recorrido desde lo que hoy es Veracruz. Su objetivo era conocer en persona a Moctezuma, el hombre que dirigía el vasto Imperio Azteca, también conocido como la Triple Alianza. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Fue por el sur de Tenochtitlan, por Iztapalapa, donde los conquistadores fueron recibidos por el tlatoani y un grupo de nobles mexicas. Existe mucha especulación en torno a esto, pues hay versiones que sostienen que Moctezuma tenía la firme creencia de que Hernán Cortés era la reencarnación de Quetzalcóatl, y como tal lo recibieron como a un dios, llenándolo de obsequios y comodidades.

En la emblemática obra "Visión de los vencidos" (1959) del maestro Miguel León-Portilla, que recoge testimonios y fuentes indígenas sobre la Conquista, se relata al salir a su encuentro, a los españoles les colocan flores en el cuello, pecho y cabeza, y les dan regalos de bienvenida como collares de oro y "todo género de dones".

Cuando él hubo terminado de dar collares a cada uno, dijo Cortés a Motecuhzoma: ¿Acaso eres tú? ¿Es que ya tú eres? ¿Es verdad que tú eres Motecuhzoma?", preguntó incrédulo Cortés. "Sí, yo soy", fue la respuesta del tlatoani.

El cronista Bernal Díaz del Castillo, que acompañó a Cortés en la expedición como soldado y fue testigo directo del encuentro, describe el momento así:

Ya que llegábamos cerca de México (...) se apeó el gran Montezuma de las andas, y traíanle del brazo aquellos grandes caciques, de bajo de un palio muy riquísimo a maravilla, y la color de plumas verdes con grandes labores de oro, con mucha argentería y perlas y piedras chalchihuites (jade) que colgaban de unas como bordaduras ... otros muchos señores venían delante del gran Montezuma, barriendo el suelo por donde había de pasar, y le ponían mantas para que no pisase la tierra..." 

Después de ese encuentro los españoles entraron a la ciudad de Tenochtitlan, maravillados por sus imponentes pirámides y gran bullicio, y fueron alojados junto a sus aliados tlaxcaltecas en el palacio de Axayácatl, padre fallecido de Moctezuma, donde se guardaban sus tesoros. 

Pese a que estuvieron rodeados de comodidades, con alimentos y ostentosos presentes, Cortés y sus hombres pronto comenzaron a interrogar al emperador mexica sobre el oro que guardaba, así como a adueñarse de todo el oro que encontraron en el palacio de Axayácatl y fundirlo.

Lo que pasó después podría resumirse de la siguiente manera: Hernán Cortés decide tomar como prisionero a Moctezuma, con el fin de utilizarlo como mediador ante el pueblo en defensa de sus intereses. En ausencia de Cortés, Pedro de Alvarado comanda una masacre conocida como la "Matanza del Templo Mayor", tras lo cual el pueblo mexica se vuelve en su contra, sitiándolos en el palacio.

Se cumplen 501 años del encuentro de Hernán Cortés y Moctezuma
Momento del encuentro entre Cortés y Moctezuma representado en el Códice Durán. Imagen: Arqueología Mexicana

En este punto ocurre la muerte del emperador Moctezuma II, cuyas circunstancias todavía no están del todo clara: mientras algunos apuntan que los propios españoles lo mataron al ya no serles útil para controlar al pueblo, otros señalan que murió tras recibir una pedrada por su propia gente mientras intentaba calmar su furia desde el techo del palacio.

Lo cierto es que la muerte del tlatoani complica todo para los españoles, que ya no eran para nada bienvenidos en Tenochtitlan, hasta que logran huir en la llamada "Noche Triste", perdiendo casi todo el oro robado y más de la mitad del ejército español.

Después, llegó la epidemia traída por los europeos, en la que gran parte de la población mexica enfermó y murió. Ya con una Tenochtitlan debilitada, los españoles volvieron al ataque junto a un inmenso ejército de tlaxcaltecas, consumando así la caída del Imperio Mexica y, eventualmente, el nacimiento de la Nueva España.

Más allá de toda la polémica y debate en torno a la Conquista, lo cierto es que el encuentro entre Moctezuma y Hernán Cortés simbolizó el enuentro de dos mundos, cuya mezcla (con imposiciones y abusos, claro está) ha llegado a conformar lo que actualmente conocemos como México.

Son ya 501 años del encuentro. Se cree que tuvo lugar en lo que actualmente son las calles de la República del Salvador con avenida Pino Suárez, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

En el sitio se ubican dos edificios históricos: el Templo de Jesús Nazareno y el antiguo Hospital de Jesús (fundado por Cortés, donde se encuentran sus restos). Al exterior se encuentra una placa que conmemora el lugar del encuentro entre Hernán Cortés y Moctezuma II.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo