Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El mudo, filme peruano sobre corrupción y justicia en América Latina

CINETECA - NACIONAL

México D.F.- Un drama con un ligero toque de humor negro sobre la corrupción al interior de las instituciones encargadas de la justicia y el resquebrajamiento de los valores de un hombre recto es lo que los hermanos Daniel y Diego Vega presentan en su segundo largometraje El mudo (Perú, 2013), filme que forma parte del 34 Foro Internacional de la Cineteca Nacional y que se proyecta hasta el lunes 21 en este importante recinto cinematográfico.

Se trata del tercer trabajo en conjunto de los peruanos, el cual se estrenó en el Festival de Cine de Locarno y que ha circulado por varios encuentros cinematográficos, como el Mumbai Film Festival y el Stockholm International Film Festival. Este año fue proyectado en Francia en el Villeurbanne Festival Reflets du Cinéma Ibérique et Latino-Américain y en Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI).

Coproducción entre Perú, Francia y México, la cinta aborda una problemática latinoamericana de corrupción y justicia, vista a través de la imponente personalidad del intachable juez Constantino Zegarra, caracterizado por Fernando Bacilio, quien debutó como protagonista en este filme y ganó el Leopardo de Plata como Mejor Actor en el Festival Internacional de Locarno y el Premio a Mejor Actor en el Festival de Minsk otorgado por la Crítica Internacional.

Recto e intachable, con un particular modo de entender la justicia e incluso "un exagerado –como le llama la mamá de uno de los criminales a los que ha sentenciado– Zegarra no repara en dictar sentencias máximas a todos los acusados que pasan por su escritorio atiborrado de expedientes, lo que constantemente lo está enfrentando a la reacción de la gente con sed de justicia.

La rectitud en su desempeño laboral no es una cuestión de oficio, es la personalidad del protagonista que también se vislumbra en su entorno familiar, en el que también se muestra siempre serio, disciplinado y con todo bajo un aparente control.

Sin embargo, su hija cada vez se revela más ante su autoridad, impulsada por su abuelo, padre de Constantino quien a menudo lo juzga por ser excesivamente correcto. Mientras su esposa (Norka Ramírez) sigue al pie de la letra la rutina cotidiana, que incluye el baño diario en pareja y hace las veces de esposa ejemplar. Pero mantiene una relación alterna a escondidas y deja ver una gran insatisfacción en su vida y con su marido.

El modo estoico de Zegarra le resulta práctico para mantener todos los aspectos de su vida bajo control. Siempre se muestra incorruptible, intachable y como un servidor público ejemplar, incapaz de caer en inmoralidades. Pero su vida da un giro inesperado cuando en un mismo día es despedido de su trabajo; después de buscar explicaciones y la manera de conservar el empleo, toma el camino de regreso a casa muy triste y enojado, recibe un disparo en la garganta.

El atentado le perjudica las cuerdas vocales y queda completamente mudo. Seguro de que se trata de una conspiración en su contra, para impedir que escale a más altas esferas por su manera ejemplar de ser, emprende la búsqueda del culpable del disparo.

Siempre inspirado por la figura de su madre fallecida, quien le heredó el gusto por el derecho, el juez Constantino intentará a toda costa dar con el responsable e intentará descubrir cuál de los ochocientos posibles responsables le disparó.

El protagonista, ahora como víctima, se enfrentará a la burocracia policial y a la corrupción, y descubrirá que la justicia es una prenda de cambio entre los que están dispuestos a pagar favores. Sólo doblegando sus creencias y renunciando a su ética y moral, Zegarra logrará su objetivo, el cual no se sabe si es una mera venganza o una insaciable sed de justicia.

A los hermanos Vega, quienes debutaron en el Festival de Cannes y fueron galardonados en 2010 con el Premio del Jurado por su largometraje Octubre (2010), en su corta trayectoria –que consta de tres títulos– han demostrado que saben manejar una comedia directa, corrosiva, pero fina y elaborada para abordar los problemas sociales.

En esta ocasión hacen gala de esta agudeza para mostrar desde los más altos hasta los más bajos mundos de una ciudad centroamericana, en donde al igual que en otras tantas de América y el resto del mundo, la justicia se mide por las relaciones personales, los compadrazgos y las cantidades de dinero que se esté dispuesto a pagar.

El mudo es una producción con apoyo de fondos internacionales y nacionales, y es una coproducción de la compañía de los Vega, Maretazo Cine, con la mexicana Nodream Cinema y la francesa Urban Factory. También contó con apoyos del Programa Ibermedia, Visions Sud Est, Aide Aux Cinéma du Monde y el Ministerio de Cultura de Perú.

Los horarios de su proyección durante el 34 Foro Internacional de la Cineteca Nacional se pueden consultar en el micrositio: http://www.cinetecanacional.net/micrositios/foro34/

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/like.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fperiodicoeldebate%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;layout=button_count&amp;action=like&amp;show_faces=false&amp;share=true&amp;height=21&amp;appId=154691658064818" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:21px;" allowTransparency="true"></iframe>

<a href="https://twitter.com/ELDEBATE" class="twitter-follow-button" data-show-count="false" data-lang="en">Follow @twitterapi</a>

<script>!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src="//platform.twitter.com/widgets.js";fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,"script","twitter-wjs");</script>