Selecciona tu región
Cultura

El romanticismo se apodera del TAP con el concierto, Dos generaciones

Los barítonos Armando Piña y Eduardo Martínez se entregan al público poco más de una hora, en un recorrido de melodías napolitanas exitosas

Por David González De la Rosa

-

La ausencia de siete años de Armando Piña del teatro Ángela Peralta fue bien recompensada la noche del sábado con el concierto, Dos generaciones, acompañad de Eduardo Martínez.

Ambos enamoraron a los asistentes sobre el escenario con sus potentes voces desde el inicio del recital, que fue parte del las actividades que presenta el Festival Cultural Mazatlán 2021.

Sobre el concierto

Fue poco más de una hora que maestro y alumno hicieron un recorrido interpretando grandes éxitos operísticos, entre ellos, Si può, de Pagliacci; Largo al factótum, de Rossini; Toreador, de Bizet; Õ vin dissipe la tristesse, de Ambroise Thomas; L’ultima canzone, de Tosti; Core’ngrato, de Salvatore Cardillo; Se, de Ennio Morricone; Parla più piano, de Nino Rota; La rosa y el sauce, de Carlos Guastavino; Caruso, de Lucio Dalla, para luego cerrar con uno de los himnos de José José, El triste, melodía que fue aplaudida por los presentes.

Noche especial

Al término del evento, Armando Piña dijo sentirse muy contento de estar de regreso en Mazatlán, y desde luego, cantar en el recinto más importante de la ciudad. Piña destacó la presencia de su abuelo, pues fue la primera vez que lo vio cantar, por lo que expresó que la velada fue muy especial al haber estado rodeado de queridas personas.

También agradeció el talento de Eduardo Martínez, a Miguel Brito, quien estuvo en el piano, y al chelista Luis Corrales.

Mi abuelo no me había visto cantar nunca, es la primera vez. Para mí es una noche verdaderamente especial, el traer a mi amigo Miguel Brito; me encontré con él, es un artista muy interesante. Me parece muy importante que tanto el público mazatleco como los artistas que estamos en otra parte debemos de apoyar a las nuevas generaciones”, expresó Piña.

Síguenos en