Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¡Ella es mi mami!

CULIACÁN

Culiacán, Sinaloa."Él es el rey ahorita, nunca está tranquilo, le gusta la música, el teatro, es tan inquieto e intrépido como yo", asegura Elisa Carrillo al referirse a su pequeño hijo Salvador Balam Amezcua Serrano, con quien festejará este Día de las Madres, pero al final de cuentas ellos siempre están festejando: arriba del escenario, cantando, bailando, divirtiéndose, como un par de cómplices que nunca tienen llenadera.

Mamá y artista. Elisa, tan excéntrica y emotiva, pero a la vez tan seria en lo que dice, narra la experiencia de ser madre, la que conjuga con su trabajo nada convencional: el de ser artista. "Me es un poco difícil el hecho de ser mamá por mi trabajo en el arte, porque sí te dedicas a esto sales de gira, entonces tengo que dejarlo con alguien más para que lo cuide; tienes que contar con tu familia, con colegas, amigos, para que todo salga bien, para sacar adelante todo". "Me siento bien rara a veces porque no dejo de ser mamá, no dejo de sentirme así ni cuando estoy en el escenario cantando con Pistache; veo, por ejemplo, que mi hijo se sube también al escenario, sobre todo cuando estaba más chiquito, porque si se caía o le pasaba algo, no trabajaba a gusto". Otro de los comentarios que comparte es que en ocasiones no puede estar con él, pero trata de compensar el tiempo de la mejor manera, como el pasado Día del Niño, en el que por estar en conciertos, no la pasó junto a él el 30 de abril, sin embargo, lo supo recompensar y apapachar con mayor medida.

Balam en camino. "Yo me enteré de que Balam venía cuando recién me casé, para mi esposo y para mí fue muy sorpresivo", bien que se acuerda Elisa por momentos. También añade lo siguiente: "Durante el embarazo nunca pude estar quieta, dejé de trabajar como cinco días antes de parir. Recuerdo que ya ni podía agacharme, pero no quería dejar de trabajar, de hacer cosas, no me sentía a gusto si no hacía algo".

Deseos para su hijo. "Quisiera que él nunca perdiera sus valores, ni su sensibilidad, que nunca dejara de sorprenderse. Es lo que le agradezco a mi mamá y a mi abuela, ellas me enseñaron a oír buena música, a ver buenos cuadros, a platicar con los grandes, a escuchar historias; quisiera que Balam continuara con esa tradición de apreciar detalles como esos. Me gustaría que bailara, que cantara, puede ser que vaya por buen camino porque lo traemos en la sangre, además su papá Christian también está enrolado. No descarto la posibilidad de tener más hijos, pero ahorita estoy en un momento muy intenso de mi carrera, y le quiero dedicar el mayor tiempo y espacio posible a Balam."

La luna de Balam. Y el hijo de Elisa también es motivo de inspiración para ella, para componer las letras de sus canciones: "Hay una canción en especial que está hecha para Balam, es una canción de cuna que se llama "Luna"; me da mucha ternura porque cuando la canto y él la escucha, inmediatamente dice: 'es mi canción´, se emociona". Pero seguramente Elisa se emociona el doble, y la canta con el corazón.

Elisa Serrano tiene 27 años. Es vocalista de la banda Pistache, además tiene el proyecto de títeres Viruela teatro.