Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Elmer Mendoza presenta su nueva novela

El novelista sinaloense presenta hoy ‘Asesinato en el Parque Sinaloa’, una nueva entrega de su personaje, el detective Zurdo Mendieta

Las andanzas del detective Zurdo Mendieta regresan en una entrega más que realiza el escritor sinaloense Élmer Mendoza, con su nueva novela Asesinato en el Parque Sinaloa, publicado por Literatura Random House.

Mendoza, quien recibió el Premio Sinaloa de las Artes 2017, presenta hoy su novela en el auditorio del Jardín Botánico, acompañado en los comentarios por el escritor Eduardo Antonio Parra y el periodista y escritor Diego Osornio.

El autor sinaloense conversa con el periódico EL DEBATE sobre su novela.

¿Qué van a encontrar los lectores en ‘Asesinato en el Parque Sinaloa’?

Un Zurdo Mendieta más maduro como investigador. Van a encontrar a una persona con muchos problemas personales. Es víctima de su adicción al alcohol, pero que afortunadamente hasta el momento tiene tantas neuronas que todas las que se le mueren no le han afectado lo suficiente para perder el toque como investigador policiaco. Van a encontrar a un hombre desconcertado por el tema amoroso, un tema que no puede resolver. Van a encontrar a un hombre que tiene que sobreponerse a sus errores, que lo llevaron a que lo inhabilitaran como policía. Todos los días que va a estar trabajando, alguien le va a recordar qué fue lo que hizo y por qué lo despidieron de la Policía. Van a encontrar un hombre que es leal a la amistad, que es capaz de todo por ser leal a los amigos y alguien que, además, fue su maestro.

En la novela hay una relación entre un capo de la mafia y una locutora que presenta semejanzas al caso del Chapo Guzmán y Kate del Castillo, ¿cómo manejo esa coincidencia?

El proyecto yo lo tenía mucho antes que ocurriera eso (lo del Chapo y Kate del Castillo), que nos enteráramos de eso. Yo estaba trabajando en la novela y me quedé impactado. Esto se debe a que yo no creo en la frase que dice que la realidad supera a la ficción o la ficción a la realidad, porque yo siempre los he concebido como apartamentos estancos. Si bien, la ficción se alimenta de la realidad, hay ejemplos en la historia del hombre que la realidad también es posible alimentarla con algunas propuestas que se plantean en la ficción. Pero sí me quedé paralizado algunos días. ¿Qué es esto? ¿Qué es lo que pasa? Pero volví a la misma propuesta. Soy un novelista, mi territorio es la ficción. Continué trabajando.

Era muy curioso eso, porque yo estaba teniendo muchos problemas con el nombre de Daniela K., porque tenía otros nombres que eran otros símbolos, pero no estaba seguro de que tuvieran cabida en Asesinato en el Parque Sinaloa. No era por el nombre de los personajes reales, sino por la continuación del proyecto. Cuando yo pongo el nombre, al fin, pero encuentro que en la realidad hay muchos nombres parecidos... ¡Dios mío! ¿Qué hago? Lo voy a dejar así. No estoy intentando hablar de nadie, simplemente es el poder que tiene la imaginación que yo estoy usando en ese momento para contar esta historia. Al final se reduce a Franz Kafka. Él tenía un personaje que se llamaba José K., apellido de una letra.

¿Está cerca la jubilación del Zurdo Mendieta?

Esta es la primera novela en que no habla de jubilación. Él está tan aplicado, su compromiso con el amigo es tan fuerte que no habla de jubilación, pero ese es un asunto que me cuesta pensar. Cada vez me acerco, al menos por esta época, al fin del proyecto, pero lo pienso. ¿Qué es lo que tiene que ocurrir? Hay un factor muy importante: los lectores. Ahora, el Zurdo Mendieta tiene un club de fans muy numeroso, que cada vez que me ve cerca me dice que no se me ocurra hacerle nada en contra. Hay una terquedad. Por ejemplo, aunque resuelva su situación amorosa a su favor, son personas que están muy atentas a lo que le pase a Mendieta. Por eso no quiero pensar. Si un día tengo que suspender la escritura del Zurdo, lo tengo que pensar cuidadosamente. Ya veré en qué momento lo hago, si es que me atrevo a hacerlo.

¿Ha tenido ofrecimientos de llevar el Zurdo Mendieta a una serie o película?

Sí ha habido de las dos cosas, pero ha habido puntos que no hemos podido resolver, por lo que se ha cancelado la intención.

¿Qué hace falta para que se concrete una oferta?

Más que el cine, en el caso de las series, tienen un sistema de trabajo y un perfil de personaje que a ellos les funciona, que no necesariamente son los que funcionan en literatura. El asunto ha sido ese. Yo no voy a aceptar que se cambie el perfil de Mendieta, porque es un detective culichi hasta las cachas. En el mundo de las series, sería algo inverosímil. Se han acercado no empresas mexicanas, sino de Miami y grandes productoras.

No es que sus proyectos no sean interesantes, sino que yo tengo un proyecto literario. Tengo mucho respeto por mis lectores. Si yo he tenido algo, ha sido gracias a mis lectores. Por ello tengo que ser leales a ellos.

Finalmente, su balance de este 2017...

Me siento muy bien. En lo familiar, tengo una nieta y dos nietos que están creciendo y son muy cariñosos. Por otra parte, conseguí terminar dos novelas, una de ellas ya se publicó. Recibí un reconocimiento del estado de Chihuahua, que es algo que me gusta mucho. El haber recibido el Premio Sinaloa de las Artes fue un sentimiento muy especial, porque siempre cuesta encontrar el reconocimiento de la gente que te conoce y de la ciudad donde vives, generalmente solo te reconocen ya cuando te mueres. También el estudio de mi obra se ha incrementado. Algo más que me gustó es que fui invitado a dar conferencias, una en la Universidad de Guadalajara y la otra en la UCLA, en Estados Unidos. Además, el Colegio de Sinaloa me ha invitado a la Cruzada por la Lectura.