Cultura

Emigra Literatura del ISIC a los formatos digitales

En entrevista con el periódico EL DEBATE, Óscar Paúl Castro, jefe del departamento de Literatura del ISIC, habla de los nuevos formatos digitales para mantenerse en contacto con el público, con lecturas, talleres y más

Por  Richard Osuna

Emigra Literatura del ISIC a los formatos digitales

Emigra Literatura del ISIC a los formatos digitales

Culiacán. Sinaloa. A pesar de la contingencia por el COVID-19, los artistas y las instituciones de cultura siguen manteniéndose cerca de su público, ahora a través de redes sociales, viendo nacer nuevas alternativas de entretenimiento y acercamiento con el público. Tal es el caso del departamento Literatura Sinaloa del Instituto Sinaloense de Cultura, que ha encontrado en las redes sociales una aliada.

Vínculo con el público 

A lo largo del confinamiento, Literatura Sinaloa ha propuesto dinámicas en redes sociales a las que la comunidad cultural ha respondido favorablemente. En entrevista para el periódico EL DEBATE, Óscar Paúl Castro, jefe del departamento de Literatura del ISIC, cuenta cómo ha sido la respuesta a las dinámicas como “Lecturas desde la contingencia”.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

“En principio, la idea era que nosotros mismos, el equipo de trabajo, hacer algunos videos leyendo poemas de escritores y escritoras que nos entusiasman e invitar a algunos amigos y amigas, así como a autores de nuestro catálogo editorial a mandarnos un video leyendo su trabajo. Cuando me di cuenta que la contingencia iba a ser un asunto que se iba a prolongar más allá de un mes, decidimos hacer una convocatoria abierta invitando a los seguidores de nuestra página en Facebook (Literatura Sinaloa) a que nos mandaran un poema, cuento o comentario a través de un video. La respuesta ha sido bastante sorprendente”.

Asimismo, Castro cuenta que han recibido participaciones de muchos rincones del país. “Hemos recibido colaboraciones prácticamente de todas las latitudes del país, donde destacan estados como Durango, Sonora, CDMX, Jalisco, Nayarit, entre muchos otros, lo cual significa que desde muchos sitios fuera de Sinaloa están pendientes de nuestra oferta literaria. Otra cosa destacable es que las colaboraciones no vienen solo de creadores, sino que muchas son enviadas por lectores y lectoras, personas que querían compartir un poema o un cuento de un autor que admiran.

En lo personal, me entusiasma mucho ver cómo las expresiones culturales, la escritura, la música, la danza, la pintura, el canto, durante la pandemia han tomado una dimensión vital para los que estamos confinados. Expresarse a través del arte, seas creador o no, ha sido una válvula de escape saludable a una serie de emociones que el mismo confinamiento ha exacerbado: tristeza, sensación de aislamiento, soledad, ansiedad, miedo. El arte ha sido ha sido un medio al que miles, quizás cientos de miles, hemos acudido para canalizar estas emociones y para evidenciar nuestra necesidad de conexión intelectual y espiritual con los otros, dondequiera que ellos y nosotros estemos”, puntualiza. 

La emigración a las redes sociales también ha sido un proceso. “La cultura tiene ya mucho tiempo habitando las redes sociales, es su espacio natural de promoción en la actualidad. Sin embargo, la pandemia y el confinamiento al que esta nos ha llevado ha creado una paradoja interesante desde mi punto de vista: antes usábamos las redes sociales básicamente para promocionar un evento y atraer público al espacio físico donde este se realizaría. Y un evento era exitoso en la medida en la que más personas asistieran a él.

Ahora, la reunión, la proximidad corporal, las muchedumbres son el peligro, es lo que debemos precisamente evitar. Por lo tanto, las redes sociales han llenado naturalmente ese vacío que los eventos tradicionales ocupaban. Ofrecen la posibilidad de reunirnos en un espacio virtual, fuera de peligro, manteniendo la conexión, el diálogo, la polémica. Además, le permite al artista mantenerse vigente con su público”. 

Aunque advierte también, estas alternativas de cultura se deben apoyar. “Ahora, hasta este momento, el capital cultural que se ha ofertado, y que ha sido enorme, en su mayor parte ha dependido de la generosidad de los creadores, de su entusiasmo y solidaridad. Pero si ese capital cultural no comienza a ser nutrido, se va a agotar.

Es responsabilidad de los Gobiernos, personificados por sus instituciones culturales, invertir en el trabajo de los artistas cuando regresemos a la nueva normalidad, creando una oferta de alta calidad a través de plataformas lúdicas e interesante para el consumidor cultural. Pagando dignamente el trabajo de los artistas, por supuesto”.

Formatos mixtos 

Precisamente durante esta contingencia, Literatura Sinaloa ha realizado presentaciones de libros y talleres literarios en línea, formato que seguirá vigente aún levantada la cuarentena. “No solo presentaciones. Nuestros talleres literarios (actualmente nueve activos) también, de ser posible, emigrarán al espacio virtual hasta que las condiciones para regresar a los espacios tradicionales sean adecuadas. También tenemos planeado realizar charlas, mesas de discusión, lecturas, conciertos, etcétera. Queremos experimentar con todas las posibilidades.

Además, el regreso a la nueva normalidad, tendrá que derivar también en una nueva oferta, seguramente mixta, en la que las presentaciones, talleres, eventos de promoción de la lectura, sean al mismo tiempo eventos a donde puedas asistir de manera presencial, pero también virtual". 

Enfatiza en el cambio que han tenido, por eiemplo, los talleres. "Nuestros talleres de Narrativa contemporánea, impartido por el escritor Isaac López, y el taller de Haiku, impartido por el poeta José Carlos Aguilar, no han cesado sus actividades. El primero a través de reuniones virtuales quincenales a través de Zoom, y el segundo trabajando todos los días a través de WhatsApp.

Ha sido muy interesante. Además, en ambos casos los asistentes a los talleres antes de la pandemia eran personas solo de Culiacán, y ahora en este nuevo contexto se han sumado personas de Guamúchil, Mazatlán, Durango, Jalisco, Sonora, Baja California. De tal manera que cuando volvamos a reunirnos de manera presencial tendremos que darles la posibilidad de continuar asistiendo a los talleres. Esa será una de las tareas”, finaliza. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo