Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Emociones suspendidas en el paisaje contemporáneo

CULIACÁN

En los proyectos de Gerardo Súter, aparte de la fotografía, incluye otras disciplinas, como audio y video.

Emociones suspendidas en el paisaje contemporáneo

Emociones suspendidas en el paisaje contemporáneo

Emociones suspendidas en el paisaje contemporáneo

Culiacán, Sinaloa. No puede ser otra cosa que la misma naturaleza la que oriente el lado emotivo a un estado meditativo. Eso sucede con la exposición Paisaje Contemporáneo, que se exhibe en la Galería de Arte Antonio López Sáenz, de la cual hablan en entrevista dos de los fotógrafos que la integran.

Contemplación. Si se contempla esta muestra uno se sumerge en la imagen y se transporta inmediatamente al escenario y ahí se queda, sin querer regresar. Alfredo de Stéfano, Éric Jervaise, Gabriel Figueroa, Gerardo Súter, Javier Hinojosa, Rafael Doniz y Roberto Ortiz, son los gurús que en ella nos hacen conocer lo más cercano a lo sublime.

Suspensión en el paisaje. A través de las fotografías de estos paisajistas uno respira el aire caliente y le cala en la piel; siente además una pesadez en los pies como si caminara por la arena del desierto. La brisa sobre el cuerpo es un deseo próximo para cualquiera que observe con atención, e inmediatamente percibirá el olor que se genera con la arena y el agua salada. Buscará la manera de escuchar el sonido de un caracol. Además, tendrá la impresión de que nunca podrá ver el cielo de una tarde más apacible.

Gabriel Figueroa y Gerardo Súter en Sinaloa. De su particular manera de fotografiar, de sus intenciones y sus viajes a rincones por el mundo, platican en entrevista Gabriel Figueroa y Gerardo Súter, en su paso por Culiacán.

"Uf, empecé a los 12 años a tomar fotografías, claro, obviamente no era un profesional pero a esa edad comencé", dice Gabriel Figueroa, de 62 años, donde se encontró en una ciudad que no era ajena a él, pues en los años 80 trabajó en el estado y profundizó con su gente, con sus espacios, sus costumbres y hasta se metió en la cocina para poder realizar el libro de imágenes Sinaloa (1986).

Figueroa, que estudió Artes Visuales en Inglaterra, en la segunda planta de la GAALS, durante el montaje de la exposición, platica que en su quehacer artístico no recurre a otro tipo de disciplinas para crear su arte, pero sí echa mano de la tecnología: "Estoy comprometido con las nuevas tecnologías de impresión, de captura de la imagen, nuevos filtros, todo lo que tiene la parte digital me es fascinante".

Raros lugares. Los viajes para el artista son imprescindibles para fotografiar, entre más raro el lugar que visite para él es mejor, así lo cuenta y se le viene a la memoria el día en que visitó Namibia, un país que está junto a Sudáfrica. "Estuve en Namibia hace tres años. Es un país como con la mitad de México, que tiene los desiertos más antiguos del mundo, con dos millones de habitantes, entonces, prácticamente no ves a nadie; tiene animales por todos lados, es un lugar extrañísimo para nosotros".

El sentimiento. Lo que yo hago no es una fotografía de denuncia ni tampoco es un reportaje, más bien, es una fotografía en donde a mí no me interesa mostrar lo que vi, sino lo que sentí, eso para mí es más importante que una imagen de denuncia". Con esa sentencia, el fotógrafo se despide para seguir en el montaje de sus imágenes.

Los recuerdos. Gerardo Súter también habla de sus fotografías. Él llegó a México de Argentina desde niño, y a la fecha lleva 40 años congelando y guardando momentos para luego recordarlos de esa forma, más o menos explica lo que hace: "mi inquietud es atrapar momentos, entonces, esta idea del instante, de lo que no va a volver, es una forma de memoria. Todo eso ha estado presente independientemente de lo que esté fotografiando, sea una silla, un retrato, un paisaje. ¿Qué es, pues, la fotografía?, es un pedacito de memoria que tenemos todos y que siempre cargamos, esa función es precisamente lo que me interesa de mi trabajo. Es más, ahorita el compañero nos está tomando una foto a ti y a mí, ese instante no volverá, ya quedó".

Por otra parte, con su trabajo ambiental y atmosférico, Gerardo también busca incitar a través de las emociones y no mediante un mensaje que implique razonamiento. "Al crear, a mí me interesa provocar en el espectador una reacción emotiva, no tanto racional. Un mensaje implica siempre provocar algo a través de la razón, a mí eso no me interesa, me interesan las emociones".

Técnicas. Comenta además, antes de ir al jardín Botánico de Culiacán, al cual está muy interesado en visitar, que no tiene ningún problema en involucrar otras disciplinas en su trabajo, como el sonido o la imagen en movimiento.

74 PIEZAS más una composición de 100 fotografías integran la expo.

Paisaje contemporáneo abrió el viernes 20 y se exhibirá en la GAALS hasta el 28 de septiembre.