Selecciona tu región
Cultura

Enfrenta adversidades el Instituto Sinaloense de Cultura

Papik Ramírez, director del Instituto Sinaloense de Cultura, enfrentó la pandemia en el 2020 llevando cientos de horas de cultura y arte en redes

Por Richard Osuna

-

Sinaloa. Ante un difícil 2020 por la crisis sanitaria y un 2021 que apunta a ser igualmente complicado, Papik Ramírez, director general del Instituto Sinaloense de Cultura, apunta que ha sabido mostrar una capacidad oportuna de resiliencia ante todos los nuevos retos que se asoman.

Modernización del ISIC

Apenas habían transcurrido poco más de dos meses del 2020, cuando el ISIC tuvo que parar actividades presenciales por la pandemia de COVID-19. Pero pocos días después anunciaron su mudanza al formato electrónico. “La naturaleza de nuestro trabajo es reunir a la gente en un espacio, ya sea convencional o no, y es por eso que tuvimos que parar. Ahora, mudamos inmediatamente al formato electrónico y tuvimos una jornada muy satisfactoria en el primer semestre. Pudimos reunir una buena cantidad de videos, alrededor de 250 en cuatro meses, con una gran cantidad de horas de producción y de postproducción, para aproximadamente más de 750 mil personas”, detalla sobre el trabajo durante la primera mitad del año.

Para esta emigración, la institución tuvo que modernizar algunos equipos de transmisión, como cámaras de fotografía, de video y algunos tripiés, esto con la finalidad de que el público tenga acceso al contenido con buena resolución y calidad de imagen. Esta atención a las redes sociales, donde en palabras de Ramírez habían tenido mucho atraso y afortunadamente se pusieron al día, también permitió que nuevo público se interesara en el trabajo del ISIC. “Tuvimos mucho público que no habíamos tenido con anterioridad y que no queremos perder, que queremos mantener activos a través de las redes sociales”, visualiza entre los planes a futuro.

Papik Ramírez, director del Instituto Sinaloense de Cultura. Foto: Cortesía

Puntualmente, esta modernización implica un choque de los sectores económicos, pero se tenía que actuar, “teníamos que hacer algo por la comunidad artística y por el público”. “Desgraciadamente, lo que sucede, que es algo similar al efecto del sector educativo... Lo que implica esto es una mayor diferenciación entre las personas, se abren más las diferencias del sector económico, porque finalmente nuestros beneficiarios son aquellos que pueden estar conectados a un formato electrónico, en una computadora o un sistema móvil”.

Añade que uno de sus mayores satisfacciones es haber contribuido al entretenimiento y salud mental de los sinaloenses con los diferentes programas. “Nosotros también contribuimos fuertemente a recuperar la salud mental que se requiere en una etapa de contingencia tan prolongada, porque llevamos entretenimiento, arte, diversión, alimento para el espíritu a través de las diferentes disciplinas artísticas. En estos momentos, por el confinamiento, también se han elevado los niveles de ansiedad, depresión, de desánimo, y nosotros, como sector, contribuimos a recuperar la salud mental de los sinaloenses”.

 Comunidad artística

Por otro lado, en lo que concierne a la comunidad artística, este ha sido un año muy complicado, explica Papik Ramírez Bernal. Basados en un estudio realizado a nivel nacional por la Universidad Autónoma de México (UNAM), se detectó que los ingresos de entre el 60 y 70 por ciento de los artistas fueron golpeados, caso se que pueda adaptar para Sinaloa, indica.

“Más del 70 por ciento no tiene un sistema de seguridad social, lo cual nos preocupa (al ISIC). Ya teníamos mucho avance con el Seguro Popular. Queríamos extender este derecho a toda la comunidad artística, desgraciadamente, en ese lapso el Seguro Popular desapareció y ahora se universalizaron los servicios de salud. Pero lo mejor es que ellos puedan cotizar en el Seguro Social para que puedan, a su vez, ser susceptibles de una jubilación o de una separación en el momento en el que lo consideren prudente y que la edad se los permita”, comparte sobre la forma en que intentó ayudar a los artistas.

Actividades culturales durante la pandemia. Foto: Cortesía

“Más del 70 por ciento (del sector cultural) no estaba preparado para una etapa de contingencia, no tenían un fondo de seguridad que les permitiera sobrellevar la crisis, y es por eso que nosotros buscamos darle prioridad a los artistas sinaloenses. Los 10 millones que recibimos del AIEC (Apoyo a Instituciones Estatales de Cultura) los destinamos íntegros a la comunidad artística local. Muchas de las funciones que prometieron no se han llevado a cabo, pero se van a llevar a cabo entre enero y marzo de 2021”, agregó en entrevista telefónica y detalla que se trabajó en ajustes jurídicos para que el pago por adelantado se efectuara, pues es algo difícil de lograr en el sector cultural.

Asimismo, señala que el próximo año pinta para “ser un año aún más complicado”, pues el AIEC llega en ceros. A pesar de los esfuerzos de 22 estados de la República mexicana con la Cámara de Diputados para dialogar esta decisión, así como reuniones virtuales con el diputado Sergio Mayer Bretón, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía, “todos los esfuerzos fueron en vano”.

“El AIEC viene en ceros para 2021 y además se etiquetaron una fuerte cantidad de recursos de más de 3 mil 500 millones de pesos para un solo proyecto que es centralista, inoportuno, que es inconveniente en estos momentos de crisis, como es el del Bosque de Chapultepec. Desgraciadamente, se restó del presupuesto total de la Secretaría de Cultura, y eso significa una disminución de más o menos el 31 por ciento de recursos para el 2021”, señala con desacuerdo.

Añade que esto provocará dificultades con el sector cultural, además de la desaparición de fondos regionales y fideicomisos, y que no cuenta aún con mecanismo de sustitución. “No nos han dicho todavía cómo vamos a poder aspirar a bajar recursos federales para diferente proyectos, más cuando se disminuyeron tan drásticamente”.

A pesar de ello, completa que los estados han ido resolviendo esa fractura económica. Propiamente en Sinaloa, se invierten en términos reales alrededor de 270 millones de pesos. De esa cantidad, 120 millones son aportados por el Congreso, cifra que se mantendrá este año. “En esta ocasión no nos fue mal presupuestalmente y estamos todavía en condiciones de generar una agenda bastante amplia, bastante diversa, bastante enriquecedora para la sociedad en este 2021”.

Síguenos en