Cultura

Explora Pablo Herrán de Viu la búsqueda de identidad en 'Manuel Bergman'

El escritor español Pablo Herrán de Viu habla de su novela ‘Manuel Bergman’ y asegura que una buena historia, pero con personajes débiles, no funciona

Por  Richard Osuna

Pablo Herrán de Viu. Foto: Cortesía

Pablo Herrán de Viu. Foto: Cortesía

Culiacán, Sinaloa. Luego de escribir relatos breves y realizar cortometrajes, el escritor y guionista español Pablo Herrán de Viu debutó en el género de la novela con 'Manuel Bergman', una historia de personajes donde explora la identidad y los conflictos humanos, temáticas en las que le gusta ahondar.

Obra de personajes

 

En entrevista desde España para el periódico EL DEBATE, Herrán de Viu cuenta que fue con esta historia que se sintió listo para debutar en un proyecto largo, para el cual decidió retomar detalles y personas de su vida. “Partí desde un punto de vista muy personal, muy autobiográfico, pero no es una novela autobiográfica. Me he inspirado mucho en personajes y situaciones que he conocido, porque estuve en Nueva York durante ocho años. Prácticamente todos los personajes que aparecen en Manuel Bergman fueron personas reales con los que yo me crucé en mi camino. Con algunos tuve más relación, con otros tuve encuentros más breves, pero que como personajes me inspiraron para desarrollarlos”.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

La novela 'Manuel Bergman' narra 15 días en la vida de Jorge, un aspirante a guionista que lleva dos años en Nueva York y comparte piso con su novio. Sus expectativas parecen perdidas, y por ello decide buscar un departamento donde vivir solo, para encontrar la inspiración para sus historias y encontrar su propio camino. Así, en su nuevo trayecto, se topa con diferentes personas que renovarán su visión, en su búsqueda de identidad personal y su voz como creador.

El autor asegura que lo más importante es crear buenos personajes, pues sin ellos, una historia no se sostiene igual. “Uno de los puntos que me interesan más tanto en literatura como en cine es el desarrollo de personajes. Me parece que siempre que tengas unos personajes bien desarrollados, la historia ocurre de una manera más fácil. Una buena historia con personajes débiles, me parece que no funciona; en cambio, una historia más débil, pero con personajes muy potentes, sí ayuda a que la historia funcione y siga adelante. Y si ya tienes una buena historia y personajes potentes, es lo mejor”.

Así, considera que en su primera obra literaria los personajes son el elemento principal. “Manuel Bergman, la considero una novela de personajes, porque es un recorrido que hace Jorge, el protagonista, y que entra en una crisis que lo trae deambulando de un sitio para otro y se va cruzando con distintos personajes de Nueva York, que reflejan más un Nueva York desde el punto de vista del inmigrante, un Nueva York más salvaje, más hostil, y al final, el protagonista casi se esconde detrás de estos personajes que van acaparando el protagonismo en el transcurso de la novela”.

El también ganador del premio de poesía catalana de Els Jocs Florals asegura que para un primer proyecto resulta aconsejable utilizar el material que has experimentado en primera persona. “Yo, por ejemplo, cuando escribía relatos, hubo una época en la que no escribía sobre experiencias personales, y escribía sobre cosas que me imaginaba, totalmente inventadas, y sí que notaba que le faltaban un poco. Tenían su gracia, tenía un punto interesante, pero le faltaba ese punto de relevancia, de por qué estoy hablando de esto, qué es lo que tengo que aportar temáticamente con este relato para que el lector lo pueda recibir con interés. Son preguntas complejas que cuando te lo planteas desde el marco personal reduces un poco a lo que tú has experimentado. Aunque eso tampoco significa que siempre tengas que estar escribiendo sobre temas autobiográficos”.

 Sexualidad libre

La novela debut de Pablo Herrán de Viu tiene un protagonista homosexual, sin embargo, el autor señala que esta es solo una característica, y ese es el nuevo reto que tiene la literatura gay: tratar a sus personajes sin remarcar su orientación sexual continuamente. “Me inspiré en mi experiencia personal, y me parecía necesario que el personaje principal fuera gay, como lo soy yo. Pero la novela no me parecía que fuera de temática gay. Me parece que cuando pones ese sello, ya quiere decir que todo el contenido va a estar divagando y dándole vueltas al tema de la homosexualidad. Y yo no me identificaba con esto, porque decía ‘es una novela donde se hablan de muchos temas, y el tema de la homosexualidad es solo un componente’. Pero creo que al día de hoy, ese es el siguiente reto: que la literatura gay no tenga que protagonizar el tema gay necesariamente, sino que estamos hablando de historias de seres humanos. Al final, la literatura consiste en reflexionar sobre el ser humano. A mí me encanta este tipo de literatura gay, donde ya no estás remarcando la sexualidad del protagonista”.

Finalmente, el escritor comparte que a finales de verano se estrenará su segunda novela titulada Mientras pudimos, una especie de spin-off donde uno de los personajes secundarios de Manuel Bergman, Eve Sternberg, se vuelve protagonista. “Trata sobre como esta mujer, que toda su vida se ha dedicado a la dramaturgia, encara el tramo final de su vida en que empieza a perder la cabeza, se le olvidan las palabras, y la soledad que siempre la ha acompañado como una amiga se convierte en su mayor rival”, puntualiza.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo