publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Grandes de la ópera conquistan Culiacán

CULIACÁN

Grandes de la ópera conquistan Culiacán

Grandes de la ópera conquistan Culiacán

Grandes de la ópera conquistan Culiacán

Grandes de la ópera conquistan Culiacán

CULIACÁN, SIN. Los días viernes y sábado, Culiacán se sintió arrebatado por las historias de amor que desde hace más de 100 años arrancan suspiros y risas a los asistentes al teatro y ópera del mundo entero. El espectáculo Grandes Duetos de Ópera trajo a la pareja más esperada del bel canto.

Voces y corazón. Dentro de la temporada de primavera de la Sociedad Artística Sinaloense, Ailyn Pérez y Stephen Costello prestaron su voz, piel y corazón a los personajes de La Traviata, 'Fausto', 'Louise', 'L´amico Fritz', 'La Boheme', y a 'Tony' y 'María' del musical Amor sin barreras. En cada encarnación, la pareja de esposos en la vida real recorrió todos los colores del espectro amoroso, desde el violeta del dolor en Salut! Demeure Chaste et Pure, de 'Fausto', pasando por el amarillo de la juventud de Si mi chiamano Mimi, antes de que llegar al rojo celoso de Esulti pur la Bárbara. En cada canción, incluso con cada estrofa, las actuaciones magistrales de la soprano y del tenor hacían olvidar sus nombres para dejarnos con sus voces, sus caras y sus cuerpos.

Sobre el escenario. Stephen, la quintaesencia del héroe: varonil, estoico, gallardo pero también enamorado, adolorido o suavizado por el amor de la dama en turno, por la tristeza de su pérdida o por los efectos de un dulce elixir. Ailyn, por su parte, no sólo alcanza alturas mágicas en sus tonos, sino que hechiza con la mirada y con la ligereza de sus movimientos. Ella es dama y señora todo cuanto sucede en el escenario. Cuando canta, el mundo se detiene a escucharla y la demora vale la pena. Pero es cuando están juntos en escena cuando uno se vuelve loco por tratar de abarcar la experiencia completa, lo cual es virtualmente imposible.

Matrimonio. La consciencia es un recurso limitado y la gente iba de una estrella a otra en el duelo de voces, para no perder nada de la interpretación. Ambos alcanzan notas especialmente altas haciendo pensar que lo realizan sin trabajo alguno, que les viene tan natural como respirar o llorar les viene al resto de los mortales. Ambos tienen una pureza de sentimientos que sería fácil atribuir a su condición de esposos, pero que en realidad viene de su talento y tan sólo se ve beneficiada por su estado matrimonial.

Técnica. En cuanto a las características técnicas, la voz de Ailyn ha sido caracterizada como la de "la perfecta 'Violeta'" por los conocedores de ópera, es a un mismo tiempo vulnerable y pura. Su interpretación vocal se ve acompañada de un manejo perfecto del arte histriónico, de los movimientos, pausas y miradas que refuerzan cada nota y cada palabra para transmitir, aun sin mirar la pantalla, el sentido exacto de lo que canta. Puede ser que existan tenores con una potencia mayor que el de Stephen Costello, pero lo que lo separa de las constelaciones de tenores es que su calidad histriónica es inigualable: las expresiones de su rostro comunican tanto como la sinceridad de su voz, está comprometido con cada palabra de manera tal, que toca fibras que ignorábamos que existían en nuestro corazón; además, su vibrato es tan sutil que en ocasiones apenas se nota. Danielle Orlando realizó un trabajo excepcional, haciendo que la música sirviera de vínculo a las voces de los cantantes, el menor elogio que se le puede hacer es que fue exacta sin caer en la frialdad, simplemente perfecta.

En la interpretación del viernes, Ailyn se dirigió a la audiencia, con gran humildad, para agradecer su asistencia y la invitación que recibieron al Teatro Pablo de Villavicencio. También pidió disculpas por hacer ligeros cambios al programa, pues los cambios de temperatura podían afectar sus voces. El público se les entregó por completo y, tanto ella como Stephen, pagaron con creces la confianza. Se entregaron a Culiacán, y Culiacán nunca olvidará el día que los Grandes Duetos de la Ópera fueron interpretados por la gran pareja de la ópera: Ailyn Pérez y Stephen Costello.

Agenda

A finales de abril, la pareja cantará este mismo concierto en la ciudad de Londres junto a la Royal Northern Sinfonía, y compartirá escenario con otras estrellas de la ópera en el Royal Albert Hall.

Twitter: @DelaSArturo