Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Hacen falta voces para llegar a más oídos

CULIACÁN

Hacen falta voces para llegar a más oídos

Hacen falta voces para llegar a más oídos

Culiacán, Sinaloa. Es difícil imaginar a Daren Weissfisch dirigiendo un coro y una orquesta, sobre todo si es de niños y jóvenes, pues es bromista, muy inquieto y parece que siempre está jugando a las adivinanzas, ni parece que tiene seriedad; pero tan la tiene, que ha dirigido a unos 200 niños y jóvenes, entre cantantes y músicos de la Orquesta Sinfónica y Coro Esperanza Azteca Sinaloa. Ahora mismo mantiene la dirección, pero espera que se sigan integrando más a lo largo del año para poder llevar arte a otros espacios.

Anhelo de las hojas de otoño. Daren Weissfisch, oboísta de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes desde 2010, llegó a Culiacán un caluroso viernes de octubre, temporada en la que en Nueva Jersey caen las hojas de otoño y se arrastran por la ciudad, y el olor citadino parece el de madera fresca, según cuenta. A su llegada, mientras comenzaba a adaptarse, hacía su mayor esfuerzo por aprender bien español: "estudiaba, leía, veía televisión y me perdía en conversaciones", ahora dice de manera clara en español pero aún con acento gringo.

Asimismo, no niega que en un principio sí tuvo un poco de temor por lo que había escuchado de Culiacán: que era un lugar donde había mucha violencia, pero no tardó en darse cuenta que la ciudad no solamente se caracteriza por eso, también tiene otras tantas bondades.

No festeja la Navidad. Con ya casi cuatro años en México, dice que mantiene mucho contacto con su familia y amigos, los cuales en su mayoría radican en Nueva York, pero con todo y la distancia el vínculo sigue muy fuerte, los ve cada que puede. Confiesa que aunque no festeja Navidad, aprovecha para visitar a sus seres queridos en diciembre y de paso festejar su cumpleaños.

Invita a integrarse. El muchacho de 29 años que dirige la Orquesta Sinfónica y Coro Esperanza Azteca Sinaloa, ahora, entre ensayos y ardua preparación de sus alumnos, espera que se sigan integrando cada vez más. "Me interesa invitar a los niños y jóvenes para que ingresen en el coro, le hace falta fuerza al coro. Estamos armando un proyecto con el puro coro, que son 50, y necesitamos otros 50, queremos que sea música coral y podamos llegar a muchos lugares", dice el músico. "Además, necesitamos más cantantes porque los músicos son como 100 y terminan opacando al coro".

'Concierto para oboe y orquesta pequeña'. En entrevista, también adelantó del próximo concierto que ofrecerá el 5 de junio a las 20:00 horas en el teatro Pablo de Villavicencio. Se trata del Concierto para oboe y orquesta pequeña, de Richard Strauss.

DEBUT. En pasado mes de febrero de 2014 debutó la Orquesta Sinfónica y Coro Esperanza Azteca en Culiacán, la cual estuvo bajo la dirección de Daren Weissfisch.