Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Homenaje al amor y amistad en 'La idea no era quedarse'

CULIACÁN

Culiacán, Sinaloa. Tanto el amor y la amistad son asuntos efímeros que cumplen un ciclo en la vida de las personas, luego la gente lo resiente y se aferra a lo que fue, a lo que pudo haber sido, y es cuando la nostalgia y los recuerdos están más presentes; el aquí y el ahora pasan a un segundo término. Un mensaje implícito en el monólogo La idea no era quedarse, escrito, dirigido y actuado por Tania Niebla.

El primer amor. Al concluir la tercer función de la décima edición de Teatro a una sola Voz 2014, la actriz que interpreta a Carmina, Tania Niebla, todavía agitada por su presentación, se da un tiempo en el camerino para hablar del homenaje a la amistad y a ese primer amor que muestra en La idea no era quedarse, una historia escrita por ella, un tanto personal pero que incluye la versión de muchas mujeres, incluso de hombres que han tenido que despedirse de lo más anhelado que tienen en un momento cumbre de sus vidas. "Esta es una historia que nace de una investigación tanto personal, como de las mujeres que están a mi alrededor; se construye a partir del chico de la cafetería, como ejemplo del primera amor, eso a mí me pasó; después la fui modificando y fui creando a Carmina".

"Investigué sobre mis propias anécdotas y sobre otras que estaban a mi alrededor, y me di cuenta que nos pasan situaciones que no decimos, que nos las guardamos."

Hola y adiós. Carmina, con todo el dolor de su corazón, siempre termina despidiéndose de sus amigos y de los lugares a los que se arraiga, donde vive sus mundos de alegrías y de amarguras; también donde se arrincona en periodos de soledad, un estilo de vida que muchos comparten. "Entre un 'hola' y un 'adiós' hay un mar enorme que nos puede abrazar o nos puede expulsar, nos puede tratar muy bien. Entonces escogí estos tres universos: el universo del mejor amigo, de la mejor amiga y del primer amor, el que te cambia la vida".

Complejidad. "La complejidad del monólogo reside en que son historias muy sencillas y trato de interpretarlas para ofrecerlas al público. Esta es la primera puesta profesional en la que me lanzo así sola", concluye Tania, mientras termina de guardar su ropa. Una vez más se despide, ahora de quien le pide unos minutos de entrevista.