Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Cultura

Inicia el desmontaje del mural de Eleazar Molina

El artista y restaurador Miguel Flores resguarda las primeras piezas de la obra Fuerza, materia y espíritu, ubicada en el antiguo Banco Banorte del centro histórico de Mazatlán
 

Por: Maribel Arredondo

Mural de Eleazar Molina es desmontado. Foto: Víctor Hugo Olivas.(El debate)

Mural de Eleazar Molina es desmontado. Foto: Víctor Hugo Olivas. | El debate

Mazatlán.-Se puso en marcha el desmontaje del mural de Eleazar Molina, ubicado en el antiguo Banco Banorte, el cual será el nuevo Centro de Innovación Cultural Mazatlán.
El pintor y restaurador mazatleco Miguel Flores y el ingeniero Joel López, junto a un equipo de trabajadores, iniciaron con la labor del rescate de esta pieza monumental, ante la próxima remodelación del edificio, donde se creará un espacio en pro de la cultura y la tecnología. La tarde del miércoles se bajaron las dos primeras piezas de un total de 10.

Foto: Víctor Hugo Olivas.

Antecedentes
La primera actividad a realizar por Miguel Flores fue la creación de cajas de madera de gran tamaño, en las cuales se van a colocar las piezas que integran el mural Fuerza, materia y espíritu, realizado en 1966 por el muralista mexicano Eleazar Molina.
Lo anterior por una petición de los directivos del Banco Banorte, ubicado en el centro Histórico de Mazatlán.
Cada una de las 10 piezas que integran la obra se bajan con las precauciones necesarias y se guardan celosamente para evitar el deterioro de estas.

Foto: Victor Hugo Olivas.

Por el gran peso de cada sección del mural, se ha necesitado la ayuda de cinco personas o más. Se colocaron andamios para hacer más fácil y ágil el proceso. Se estima que en esta semana se logre el desmontaje completo de la obra, para luego guardarla, en espera que a principios de agosto, la artista visual Lucila Santiago inicie la restauración.             Posteriormente, se colocará en la segunda planta del centro de convenciones de Mazatlán.

Ardua labor
En entrevista con EL DEBATE, Miguel Flores, encargado del desmontaje del mural, refirió que es un trabajo arduo porque las piezas tienen un peso de 100 kilogramos, por ello se están ayudando de un carril que se abraza a las piezas que han bajado, protegiéndolas lo más posible para evitar daños. Para prevenir que las cuerdas las rocen, se ha utilizado material aislante.

Foto: Víctor Hugo Olivas

“Al momento de bajar cada pieza, estamos dos hombres abajo y dos arriba. Estamos usando guantes para no tocar directamente la obra. Al momento de bajarla se le da limpieza para embalarla y cubrirla con plástico especial.”
Externa que cada caja que se elaboró es de 5 metros por más de 2.5 metros y se le agregó un plástico suave para evitar que se dañen las partes.


Detalló que la primera pieza que movieron fue la más pequeña, que mide 1.40 por 2.20 metros, la cual estaba ubicada en el extremo izquierdo y se desmontó el martes por la tarde.
Agrega que por cuestiones de cuidados y las necesidades que han surgido, estarán desmontando de una a dos piezas por día. Refiere que una sola les toma hasta mediodía poder bajarla y asegurarla.
Flores comentó que el mural está anclado al muro en la parte de abajo y arriba con herrería, por lo cual han tenido que trabajar con cuidado.
Externó que al ver la obra de cerca, percibió que está en muy buen estado y que con los años, lo que más le ha afectado es el polvo.

“La persona que restaure la obra tendrá que hacerle solo un tratamiento de conservación, ya que se encuentra en muy buen estado.”
Estima que algunas de las piezas ubicadas en la esquina necesitarán maniobras más complicadas porque presentan una forma curva, lo que requiere que se hagan dos cajas especiales.
Indicó que cada una mide 3.5 metros.

En esta nota:
  • Mural
  • Eleazar