Cultura

Íñigo Echenique captura el mundo a través de su lente

El fotógrafo Íñigo Echenique comparte con EL DEBATE su experiencia a través de sus viajes y habla sobre sus proyectos

Por  Rocío Silva

Íñigo Echenique busca con su labor ayudar a los demás.(Instagram/ @allthesehumans)

Íñigo Echenique busca con su labor ayudar a los demás. | Instagram/ @allthesehumans

“Encontré en la fotografía una herramienta para transmitir emociones”, esa es la respuesta del artista de la lente de origen madrileño Íñigo Echenique, respecto al porqué de su profesión. 

Íñigo actualmente se dedica a viajar alrededor del mundo capturando a través de su lente las diversas culturas, momentos, personajes y paisajes, y compartiéndolos en sus videos en donde también muestra la realidad de cada sitio al que visita.

Labor 

El encanto por la fotografía lo encontró desde que era pequeño; sin embargo, fue hasta su juventud cuando decidió que ese sería su oficio.

“La verdad es que siempre me ha gustado mucho la fotografía, pero no tenía una cámara entre mis manos, la tenían mis padres, no hacía muchas fotos con su cámara; mi tío me regaló una foto por mi primera comunión y empecé hacer algunas fotos con una cámara analógica, nada artísticas pero empecé a juguetear con ella y le cogí afición; a pesar de ello no tenía pensado para nada dedicarme a ello hasta que llegué a los 21 años que me metí a la carrera de imagen; yo iba a estudiar sonido pero me dijeron que sonido era acabar en un concierto conectando cables, y la verdad vi que la fotografía era una carrera que me podía dar mucha independencia y me permitiría viajar”, explica. 

El fotógrafo inició con un proyecto en el que retrataba a personas que vivían en la calle, para de esta forma dignificarlos y mostrar una realidad que tal vez sería ignorada para la mayoría de las personas.

“Yo retrato para conectar a personas que viven en lugares muy distantes, y con las miradas de los personajes que retrato consigo transmitir emociones y conectar a estas personas con otras que jamás les vería, yo he fotografiado a muchas personas del tercer mundo y hay muchas personas que ignoran estas realidades, que miran para otro lado, entonces estas fotografías son una poderosa herramienta para conectar a las personas”, agrega.

Construcción de la primera escuela

Echenique es también conocido por su canal de YouTube en donde comparte sus experiencias en los distintos países. Dichos viajes son parte de un proyecto, con el que busca construir escuelas; sin embargo no se trata de escuelas convencionales, sino ecoaldeas en donde incluirá clases de cocina vegana, una huerta orgánica, centro para hacer yoga, entre otras actividades. Será en este año cuando inicie la construcción de la primera escuela. Para poder llevar a cabo este proyecto, Íñigo organiza viajes fotográficos, con los que puede continuar con el objetivo, además a través de sus redes sociales busca a voluntarios que deseen participar en dicho proyecto. 

“Viajar para mí es aprender, es evolucionar, al moverte estás continuamente absorbiendo de cada lugar al que llegas, y vas formando tu persona realmente con mucho conocimiento porque absorbes de cada una de las distintas culturas y lo positivo que tiene cada una y al conocer tantas personas distintas y verte en situaciones sobre las cuales no tienes el control, muchas veces aprendes a adaptarte a los cambios, a confiar en las personas, a saber detectar a las personas que conviene acercarse”.

“La escuela tiene fecha, la construcción comenzará en septiembre, pero será algo bastante más grande que una escuela, puede que sea como una pequeña aldea en Bolivia. La verdad es que se está desarrollando el proyecto muy rápidamente, tengo a muchas personas que me apoyan por lo que voy haciendo, por mi proyecto. Estamos ahora misma atando todos los cabos para que pueda desarrollarse, el gran proyecto empieza en septiembre pero estamos moviendo todo. Decidí construir una escuela hace bastante tiempo porque la verdad yo siempre he querido ayudar con mi proyecto y creo que la educación es la mejor forma de hacerlo porque educando a personas se ayuda a muchísimas más, porque estas personas al estar bien educadas puedan realmente cambiar al mundo, entonces considero que la educación puede ser un pilar fundamental de una sociedad sana”, afirma Íñigo. 

Experiencia

Las aventuras que Echenique ha experimentado a través de los países que ha visitado le han dejado recuerdos inolvidables, y algunos de estos lugares se han convertido en los favoritos para el artista.

“Los países que más me han gustado en mi recorrido son Bolivia, Nepal, Birmania, por sus personas principalmente, pero me gusta mucho también Japón por su cultura, la arquitectura; me gusta mucho Islandia por sus tremendos paisajes”. 

Respecto a sus proyectos, el fotógrafo asegura que continuará con su labor como hasta ahora. 

“Consiste en seguir creando escuelas alrededor del mundo, en seguir retratando, transmitiendo un buen mensaje, y ahora tengo un canal de YouTube, en donde también informo; me gusta informar sobre temas que me parecen relevantes, así que seguir con ese trabajo tan fascinante que tengo”, finaliza.