Cultura

La soledad y la pérdida en el libro 'Las horas que perdimos'

El escritor Hernán Arturo Ruiz lanza 'Las horas que perdimos', un libro de 8 cuentos donde habla de una de sus grandes obsesiones: la carrera contra el tiempo

Por  Richard Osuna

La soledad y la pérdida en el libro 'Las horas que perdimos'

La soledad y la pérdida en el libro 'Las horas que perdimos'

U n libro de cuentos con personajes muy diversos, pero que en común padecen sentimientos como la soledad y la pérdida, es lo que se puede encontrar en 'Las horas que perdimos' (Nitro / Press), el primer libro del sinaloense Hernán Arturo Ruiz.

Obsesión por el tiempo

Las primeras historias de 'Las horas que perdimos' nacieron en el Laboratorio para Narradores, que dirige la escritora Mariel Iribe Zenil en Culiacán. Algunos de los cuentos fueron resultados de ejercicios del taller, pero que poco a poco fueron crecieron hasta adquirir independencia. “Había ejercicios que consistían en una frase y a partir de esa frase crear una historia. Llegaba un punto en que la historia había crecido tanto que esa frase inicial ya no era necesaria, era lo que se le quitaba de pronto al cuento”.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Tras recibir la beca del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (Pecda), en 2016, fue que Hernán Arturo Ruiz tuvo la libertad de sentarse a crear este libro, trabajando así durante un año. “Salieron algunos cuentos y entraron otros, sin embargo permaneció la esencia de la primera idea que era tener un libro de cuentos con historias que giraran alrededor de la miseria, de la soledad, de la muerte, y de la pérdida”, comparte en conversación con DEBATE.

Aunque inicialmente no se percató de ello, en la labor de revisión el escritor reconoció que el libro recogía una de sus grandes obsesiones: la carrera con el tiempo.

“Cuando me puse a revisar los cuentos para darle el punto final al libro, me percaté que en todos estaba esta sensación de querer regresar o recuperar el tiempo, y quizás hacer las cosas de otra manera, hablarle a una persona de otra forma, tratarlo diferente. En otras era buscar estrategias para salir de su miseria, porque otra de las ideas (del libro) es que estos personajes buscan salir de la miseria, de la soledad, de esas condiciones tan deplorables en las que viven, y en el camino en realidad se están hundiendo cada vez más. Sin duda, una de las grandes obsesiones que tengo en la vida real es pensar mucho en el tiempo”, puntualiza.

El escritor sinaloense con su obra 'Las horas que perdimos'.

Sentimientos impresos

Nombrado primeramente como 'Días de búsqueda', 'Las horas que perdimos' toma su título de un cuento homónimo, el cual Hernán Arturo Ruiz cree que es el cuento que engloba todas las temáticas que hay en el libro, como el “sentimiento de pérdida, de saberse vulnerables, y que a veces sacrifican algunas cosas como su propia cordura con tal de salir de esa condición de vulnerabilidad”.

Precisamente dicho cuento sigue a una madre que pierde a su papá cuando es niña, y una vez adulta tiene la oportunidad de exhumar los huesos de su padre. “Cuando los exhuma se queda con una parte de los huesos de su padre, porque de esa forma corrobora ella que en algún momento tuvo un papá, que fue cierto, que existió, y se obsesiona con tener esa parte de su padre y recuperar el tiempo, algo que obviamente no va a poder recuperar, por más que quiera. Este texto muestra bien de qué van estas historias”.

En el libro habitan una variedad de personajes, desde que aquellos soñadores, porque a través de su imaginación escapan de la miseria en la que viven, tal es el caso del protagonista del cuento 'Las nuevas aventuras de Billy the Kid'; o también aparecen personajes muy manipulables, y que van conteniendo el sentimiento de libertad o de querer encarar a aquellos que siempre les dicen lo que tienen que ser, como el caso del cuento 'El camino San José', donde curiosamente el autor retrata un poco de su experiencia como pasante de derecho.

Son personajes que a veces se parecen a mí y a veces son muy distintos, pero que comparten muchos temores, muchas obsesiones y que andan por la vida tratando de escapar de su condición, de su realidad.

Precisamente, así como la realidad de un autor suele interponerse en su narrativa, también la literatura que leen los escritores suele adherirse. De este modo, Hernán Arturo Ruiz señala que mientras escribía 'Las horas que perdimos' leyó mucho a Inés Arredondo. “Es una autora que me encanta y de ella he aprendido mucho, veía cómo manejaba los espacios y el deseo en los personajes”. Otros autores de importancia son Raymond Carver, Ernest Hemingway, Julio Cortázar, Horacio Quiroga y, sin duda, a Juan Rulfo, a quien considera que es su autor de cabecera.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo