Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Mallas y leotardos bien ajustados

CULIACÁN

Mallas y leotardos bien ajustados

Mallas y leotardos bien ajustados

Mallas y leotardos bien ajustados

Mallas y leotardos bien ajustados

Mallas y leotardos bien ajustados

Mallas y leotardos bien ajustados

Mallas y leotardos bien ajustados

Mallas y leotardos bien ajustados

Mallas y leotardos bien ajustados

Culiacán, Sinaloa. Previo al inicio de la clausura del Festival Universitario de la Cultura de la UAS 2014, que se llevó en los camerinos de las rusas que pertenecen al The Russian Classical Ballet había un ambiente tranquilo y de compañerismo, no se percibían nervios ni presiones, con todo y que reporteros de EL DEBATE invadieron su espacio, lo que permitió poder hablar un poco con las bailarinas de El lago de los cisnes, ya casi para subir al escenario.

Mallas y leotardos bien ajustados. Aun sin maquillaje y sin los exclusivos vestuarios parecían muñecas, alistándose para convertirse en cisnes: debían quedar peinadas con un rígido molote y unas pestañas perfectas; unos ojos grandes gracias al delineador debajo del ojo; con las mallas y los leotardos bien ajustados.

Inusual espacio. "¿Cómo te parece la presentación en un escenario abierto?", se le cuestiona a una chica que, señalaron, era de las pocas que hablaba inglés. Julia, de 22 años, dijo que era inusual presentarse en un espacio abierto, pero no pareció incomodarle, ni a ella ni a las demás, así lo hizo notar al dirigirse a ellas cuando se le cuestionó a la joven rubia ya bien maquillada.

Sobre Culiacán, expresó que hace bastante calor, pero que en la noche siente que se calma el clima. La comida de México no les desagrada, según dijo otra de las bailarinas.

Casi en cueros. ¿Dónde están los chicos? "Están enseguida", señala una rubia, lugar al que ya no se pudo entrar, pues con dificultad se consiguió acceder hasta las protagonistas, que casi en cueros sin ninguna negativa recibieron a los reporteros.

Unas sonrientes y otras más discretas terminaban de acomodarse las plumas o flores sobre la cabeza. Muy sedientas entraban y salían del camerino con tamburetes de agua. Prohibido que hombres entraran a la carpa blanca, desde afuera les gritaban si las necesitaban, y ellas tardaban en salir, seguían con lo suyo.

Ritual. No hay certeza de que hubieran realizado un ritual antes de subir al escenario, porque los reporteros salieron antes de que eso sucediera, pero eso sí, una de las hermosas bailarinas se persignó y se secó el sudor segundos antes de su presentación, traía una cara muy seria, pero una vez frente a los miles de sinaloenses su rostro se iluminó.

Fiel hasta el fin. El evento de clausura fue muy concurrido y apreciado, la asistencia fue fiel hasta el fin. Con todo y la humedad y lo tarde que era, los sinaloenses llenaron la plazuela Rosales, se mostraron embelesados ante la belleza el espectáculo de la agrupación artística, recién llegada de Colima, donde fue su primera presentación en México.

The Russian Classical Ballet, con El lago de los cisnes, la primer bailarina es Irina Khandazhevsky y Anatoli Khandazhevsky es el primer bailarín. Valentin Grishchenko productor de la compañía y la dirección a cargo de Evgeniya Bespalova.

Los bailarines son egresados de las escuelas de Moscú, San Petersburgo, Novosibirsk y Perm.

[email protected]

@rereynagam