Cultura

“Muerte de Rina Lazo es una gran pérdida para el arte”

Fallece la pintora y muralista, quien fuera alumna de Frida Khalo y Diego Rivera. El artista sinaloense Ernesto Ríos, quien fue su discípulo, habla del legado que deja
 

Por  Maribel Arredondo

Rina Lazo junto a su maestro Diego Rivera. Foto: Cortesía(El Debate)

Rina Lazo junto a su maestro Diego Rivera. Foto: Cortesía | El Debate

Mazatlán.- La pintora Rina Lazo falleció ayer a los 96 años en su casa de Coyoacán. La artista, nacida en Guatemala, llegó a México en 1945. Le tocó trabajar con Diego Rivera. Entre los murales en los que fue su ayudante resaltan El agua, origen de la vida sobre la tierra (1951), realizado en Chapultepec; “La Universidad”, La Universidad, la familia mexicana, la paz y la juventud deportista, del Estadio Olímpico Universitario (1952), y en El pueblo demanda de salud (Historia de la medicina en México, 1953).

Rina Lazo junto al muralista Ernesto Ríos Rocha. Foto: Cortersía

Unida a Sinaloa

En abril del 2018, la artista visitó Sinaloa para inaugurar en Mocorito, en el Centro Cultural José Domínguez Ley, una exposición de su esposo, Arturo García Bustos, cuando se cumplió un año de su fallecimiento.
En esa ocasión, el encargado de atenderla y el gestor cultural para que esto se concretara fue el muralista sinaloense Ernesto Ríos Rocha, quien fuera alumno de ambos artistas y a quien le tocó ayudarles en varios murales.
En entrevista con EL DEBATE, Ríos Rocha habla del legado que deja Rina Lazo tras su partida. “Me estremece y me sorprende. Miro con tristeza la muerte de la maestra. Tenía una cita con ella, temía que pasara esto, porque ya tenía sus años. En 1983, fui enviado por José Ley Domínguez a Oaxaca a trabajar con ellos (Rina Lazo y García Bustos), me fui de ayudante en murales de esa ciudad, le ayudé varios años a García Bustos, su esposo.”

Foto: Cortesía

Comparte que tuvo una gran amistad con ella y siempre le mostró un gran afecto.
“Me cuidaba mucho, me llevaba con el doctor, soy amigo de su hija Rina, hicimos murales en el palacio de Gobierno.”
Indica que la maestra fue muy reconocida y recibió varios premios en México y su tierra natal, Guatemala.
Comparte que desde joven, Lazo se dedicó al arte. Una vez que llegó a México, su pasión se adentró más en la cultura de esta tierra.
“Me contó varias anécdotas de su participación en murales de Diego Rivera, en Una historia dominical en la Alameda, ella estuvo en el cárcamo del río Lerma, que son murales en túneles, y en muchos otros murales de él (Diego). Ella y su esposo, Arturo García Bustos, eran parte de los cinco fridos, alumnos de ella, y fueron ayudantes de Diego. Me engrandece haber sido discípulo de ellos y ser parte del legado de Frida.”

Indica que tras el fallecimiento de la artista, se pierde gran parte de la historia de este país, ya que era una persona que con certeza podía contar la vida de Diego y Frida por haber convivido mucho con ellos.
Comparte que buscará ir a su funeral, y muestra su deseo de que la casa donde vivía la artista sea convertida en un museo.
Refiere que gracias al contacto que tuvo con ellos, pudo conocer a grandes figuras del arte en general.
Indicó que su amistad con la fallecida pintora y con su esposo traspasó fronteras en el arte, y los considera como sus padres. 

Foto: Cortesía

Entrevista con Rina.

“Para mí fue maravilloso estar con Diego Rivera”
En abril del 2018, Rina Lazo ofreció una entrevista a EL DEBATE en la que comentó lo siguiente: “Para mí fue maravilloso estar con él (Diego Rivera). Desde que era muy joven empezaba yo apenas a aprender y estar cerca de un pintor de la categoría de Diego Rivera es un regalo. Creo sinceramente que es el artista más importante en el mundo del siglo 20. Eso debe enorgullecernos a todos los mexicanos”. Indica que empezó a trabajar con Diego Rivera en el mural que lleva por título Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central. “Se pintó en el hotel Del Prado, que estaba enfrente de la Alameda, pero después del sismo que tiró el edificio, se salvó el mural y se colocó enfrente.”         

Añade que Rivera le dejó las bases y la enseñanza necesarias para desarrollar su trabajo de muralista y pintora. “Me enseñó lo que es la composición, su importancia, las líneas geométricas, las secciones áureas. Trabajé pintando un poco en sus murales. Me dejó toda una enseñanza de la técnica del fresco, y eso es lo que me ha servido en la vida para expresarme.”        Sobre el tema del muralismo en México, expresó que los grandes movimientos vienen de un movimiento social, la Revolución Mexicana fue uno de ellos. “El nacionalismo que se despertó entonces produjo una gran cantidad de artistas que se desarrollaron con el interés de resaltar la Revolución Mexicana. El Nacionalismo se dio en el siglo 20, pero desgraciadamente hubo una campaña de la CIA, desde Estados Unidos, en contra del muralismo, porque no era conveniente que se siguiera haciendo obra de tipo social, de tipo nacionalista”.


 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo