Cultura

Piden máquina para Topolobampo por ser cuna del ferrocarril

El cronista de Topolobampo Carlos Ramón Cital considera justo que a este puerto, que es la cuna del ferrocarril, se le haga un monumento, y qué mejor que sea con una de esas antiguas máquinas locomotoras

Por  Mirella López

Una de las antiguas máquinas locomotoras del ferrocarril que se encuentra en los vestigios del Ingenio Azucarero.(EL DEBATE)

Una de las antiguas máquinas locomotoras del ferrocarril que se encuentra en los vestigios del Ingenio Azucarero. | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- Topolobampo es la cuna del ferrocarril  en el noroeste del país, y es justo que a este puerto se  le haga justicia con un monumento, ¡y qué mejor que sea una de las máquinas del Ingenio Azucarero de Los Mochis!, consideró el cronista de Topolobampo Carlos Ramón Cital García.  

Recordó  que fue Albert Kimsey Owen quien empezó el proyecto ferroviario en 1872 y este se cristalizó en 1902 en el puerto.   

Cital García comentó que desde hace más 20 años  están luchando por eso, y los gobernantes no lo han querido reconocer. 

No tengo poder económico ni político, por eso no me hacen caso, pero un día la razón se impondrá, cuando haya hombres que tengan conciencia y sensibilidad histórica”, comentó el historiador.

Los Mochis cuenta con  tres máquinas y qué bueno por la ciudad, dijo, “pero ahí no surgió el ferrocarril, y Topolobampo no cuenta con ninguna”.  

“Y ahora el señor Joaquín Vega Acuña, dueño del equipo del beisbol  Los Cañeros de Los Mochis, está pidiendo una máquina o un pitón para que adorne el estadio de beisbol, y se me hace injusto que se vaya a conceder cuando a Topolobampo le han quedado a deber. Yo creo que el pitón está más ad hoc para el estadio o pueden mandar hacer un monumento de un cortador de caña, ante la pérdida de identidad”, argumentó. 

“Los historiadores nos sentimos tristes porque no se ha logrado una histórica pieza, y sería terrible tener una máquina en el estadio y no  en el puerto. Eso ha calado hondo entre los ciudadanos, que un empresario deportivo quiera jalar la locomotora cuando le corresponde por derecho a Topobampo”, abundó.

Carlos Ramón Cital, Cronista de Topolobampo. Foto: EL DEBATE

La cuna del ferrocarril

Los proyectos del ferrocarril en Topolobampo se inician con la llegada de Albert K. Owen el 12 de septiembre de 1872, cuatro meses antes de que se inaugurara el Ferrocarril México-Veracruz, el 1 de enero de 1873, por el entonces presidente de México, Sebastián Lerdo de Tejada. Owen era un ingeniero civil especialista en vías terrestres y traía en mente hacer el ferrocarril y la colonia socialista y pensó en las costas de Topolobampo, pasando por el Atlántico a Estados Unidos y Europa. 

Se hace el primer ferrocarril transversal que se comienza en Topolobampo el 6 de septiembre de 1902. 

Se inicia el tendido de rieles en Topolobampo, y en diciembre se dinamita el cerro para que la vía llegue al muelle en el mar. El 12 de octubre de 1902 llega un barco al puerto con la primera locomotora y 16 carros con materiales  de la vía y durmientes.

El 1 de abril de 1903 se hizo el ramal en el km 22 para que el tren llegara al Ingenio Azucarero de Los Mochis. 

En mayo de 1903 es instalada la Redonda en Topolobampo, un taller  donde reparan, arreglan y da vuelta el tren; es la terminal y el inicio del ferrocarril, indiscutible.

El 1 de mayo de 1903, el riel llega a San Blas.

El 9 de enero de 1904, el tren llega a Estación Hoyanco, El Fuerte. 

En 1928, Benjamín Francis Johnston adquiere el tren en un millón 800 mil dólares y se prolonga hasta la Villa de Ahome.

En 1929 cambian la Redonda a Los Mochis por ser una ciudad grande.

En 1940, en el periodo de Lázaro Cárdenas, este pasa al gobierno.

El 24 de noviembre de 1961, el CH-P es inaugurado por Adolfo López Mateos como  la obra cumbre de la ingeniería ferroviaria.

La verdadera terminal está en Topolobampo y algún día ahí va a estar la llegada del tren donde los pasajeros de los transbordadores abordarán los barcos. Es el sueño al que aspira para Topolobampo el historiador Cital García.

Historia del ferrocarril en México

Los inicios del ferrocarril en México datan del año 1837 con el General Anastasio Bustamante con el primer proyecto México-Veracruz. En 1842, Santa Anna construyó una legua de ferrocarril. Con Benito Juárez se construyeron varios kilómetros de vías del ferrocarril entre México y Veracruz.

El 1 de enero de 1873, Sebastián Lerdo de Tejada inauguró el ferrocarril México-Veracruz. El 12 de septiembre de 1872, Albert Kimsey Owen llega a Topolobampo, antes de la inauguración del tren México-Veracruz. Porfirio Díaz inicia importantes obras ferroviarias del centro del país a Estados Unidos.