Cultura

Premios Nobel se "ganan la lotería" en ciudad china

Grafeno Geim de Shenzhen se convirtió en el hogar de seis premios Nobel

Por: Xinhua

SHENZHEN.- Con el establecimiento a comienzos de diciembre del Centro de Investigación sobre Grafeno Geim de Shenzhen, esa ciudad del sur de China se convirtió en el hogar de seis premios Nobel.

Gracias a políticas favorables, un entorno industrial amable, un mecanismo de mercado justo, y abundante talento, un número cada vez mayor de científicos de todo el mundo, especialmente ganadores de premios Nobel, ha escogido a Shenzhen para hacer realidad sus ideas académicas.

El laureado con el Nobel de Física 2014, el japonés Shuji Nakamura. Foto: EFE.

La urbe cuenta hoy día con centros de investigación y laboratorios de talla mundial que llevan el nombre y son liderados por galardonados con el codiciado premio, como Robert H. Grubbs, Shuji Nakamura y Barry Marshall, todos pioneros de la ciencia a nivel mundial y de tendencias tecnológicas en las áreas de energía, materiales, óptica y medicina.

"China es uno de los países más activos en la investigación y aplicación del grafeno, y Shenzhen es el lugar más innovador y dinámico de China. Aquí todo el ambiente de innovación y la tendencia de desarrollo de la industria me motivan mucho más a participar", dice Andre Geim, ganador del Nobel de Física en 2010.

Como el material más delgado y duro, y con la mejor conductividad térmica y eléctrica conocida hasta ahora, el grafeno está trayendo cambios revolucionarios a la manufactura de semiconductores, polivinilos, baterías de litio, módulos de almacenamiento (supercapacitores) y pantallas electrónicas.

A medida que cada vez más países se involucran en la industria del grafeno, Geim está apostándole su futuro a Shenzhen, radicando allí la mayor parte de su trabajo, y dirigiendo personalmente la investigación, la industrialización y los talentos que laboran en su laboratorio.

l profesor de química orgánica y Premio Nobel de Química, Robert H. Grubbs. Foto: EFE.

Cuatro décadas atrás, pocos hubieran imaginado que una pequeña aldea de pescadores como la Shenzhen de entonces podría llegar a convertirse en el centro de operaciones de decenas de miles de empresas emergentes y de muchas de las compañías tecnológicas más exitosas de China.

En Shenzhen cada día se crean en promedio 48 patentes, y una de cada 63 personas es propietaria de una empresa tecnológica, de acuerdo con un informe publicado en 2016 por la oficina municipal de propiedad intelectual.

Hoy en día, la ciudad está absorbiendo nuevas ideas y tecnología de punta, y también aloja una gran cantidad de profesionales del más alto nivel en diversas áreas.

En 2013, el gobierno municipal dio a conocer un plan para destinar 1.000 millones de yuanes (152 millones de dólares) cada año entre 2014 y 2020 para apoyar la industria de alta tecnología.

Cuatro años después, se comprometió a construir 10 laboratorios encabezados por ganadores del Nobel con el objetivo de lograr avances destacados en sectores como química, medicina, fotoelectricidad, grafeno, robótica y 5G, así como en el campo de las micro y nanotecnologías.

Barry Marshall. Foto: EFE.

Con condiciones ampliamente favorables para la manufactura y más de 1.600 laboratorios científicos, Shenzhen se ha convertido en una incubadora que convierte sueños en realidad.

"Tenemos tecnología internacional de primera clase, está la ventaja de costos de China, y además podemos reducir el precio sin necesidad de hacer sacrificios en la calidad del producto", dice Barry Marshall, un científico australiano con un premio Nobel de Medicina y Fisiología en su haber.

Para Geim, el Nobel de Física de 2010, el saludable entorno para la investigación y el desarrollo con el que cuenta Shenzhen son también claves para cerrar la brecha entre la academia y la industria.

Pocos días después de inaugurado el Centro de Investigación sobre Grafeno Geim, la ciudad celebró la apertura de otras dos organizaciones de investigación, de las que forman parte los científicos laureados con el Nobel Barry Sharpless y Michael Levitt.

"Los científicos ganadores del Nobel han elegido a China, y nosotros también los elegimos a ellos. Esperamos que ellos nos ayuden a promover la innovación y el desarrollo con educación de calidad, investigaciones avanzadas e industrailización", sostiene Du Jinmin, profesor de la escuela de finanzas de la Universidad de Jinan. 

En esta nota:
  • Sede
  • China
  • Premios Nobel
  • Premio Nobel
  • Centro de Investigación