Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"Quiero poner en alto a mi país"

La cantante mexicana se acaba de presentar en el Carnegie Hall, en la ciudad de Nueva York

Soprano Andrea Cortés

Mazatlán. Una de las promesas en voces operísticas de México es Andrea Cortés Moreno. En entrevista con EL DEBATE compartió detalles del éxito obtenido al haber debutado en Mazatlán con un papel protagónico en Il Trovatore, montada hace poco el en TAP. Entre otras cosas, habló de su viaje a Nueva York y de sus proyectos para el 2018.

¿Cuántos años tiene dentro de la ópera?
De cantar en producciones tengo desde 2012, o sea cinco años, aunque mi debut profesional fue hace unos meses, cantando Leonora en Il Trovatore, en Mazatlán.

¿Cómo inició y quién le motivó a hacerlo?
Siempre me gustó cantar. Hubo dos momentos que definieron el género que quería cantar, uno cuando tenía diez años. Mi hermano me puso en la televisión una ópera (yo no sabía qué carambas era eso). Años después descubrí que había visto Madama Butterfly con Mirella Freni. Y el segundo momento fue cuando estaba en la preparatoria, y los concertistas de Bellas Artes fueron a dar un recital. Yo no los conocía, pero me quedé fascinada con la mezzosoprano, era un monstruo que cantó La Habanera y después Sansón y Dalila; ese monstruo no era otra que la gran Marta Félix.

¿Cómo se siente en estos momentos de su vida?
Diría que me siento motivada. He encontrado personas que creen en mí y en lo que puedo brindar como artista. Me siento agradecida de poder dedicarme a lo que me gusta, a la par de mi carrera. Soy maestra de canto, que es una actividad que me apasiona, y por los últimos resultados con mis alumnos, parece que soy buena.

Andrea es una soprano mexicana que le apasiona cantar ópera.

Defíname su técnica.
Hay una frase que dijo Jessye Norman en una entrevista cuando le preguntaron algo similar, ella dijo: “he aprendido a ver a mi voz como una amiga, una amiga que termina haciendo lo que yo quiero”. Algo así pasa con mi voz y mi técnica. No soy una soprano de timbre ligero, por lo tanto, mi voz ha tardado más en madurar. Recién ahora lo está haciendo. Estoy en el proceso de dominar mi instrumento, lo logro cada vez más. ¿Cómo la defino? No tengo una respuesta exacta para ello, pero diría que es como aprender a manejar un tráiler por un callejón.


¿Con qué maestros ha tomado clases?
Minerva Hernández, durante toda mi carrera. Después apareció en mi camino Andrés Sarre, al que le debo muchas cosas; entre ellas, que me haya llevado con mi actual maestro y guía, Enrique Patrón de Rueda. Ha sido una suerte encontrar a este par en mi camino, pues desde que los conocí, mi voz se ha desarrollado de una forma muy rápida. Son increíbles.

¿Cómo se ve en cinco años?
Me veo sobre un escenario, sin duda. Quiero cantar en el extranjero. Ya he tenido la oportunidad de hacerlo en Sudamérica y USA, pero no así en Europa.

Proyectos.
Hace un par de semanas regresé de Nueva York. Soy actualmente maestra de canto del Coro ProMúsica, y con ellos canté en el Carnegie Hall. Fue toda una experiencia. Acabo de cantar también el Alexander Nevsky, de Prokófiev, bajo la batuta de Marijn Simmons, un estupendo director. Tengo todavía un par de compromisos en CDMX, cantando la soprano del Messiah de Handel, y después me tomaré un par de semanas para descansar y estar con mi familia. Y para el 2018, tengo dos conciertos radiofónicos con la fabulosa mezzosoprano Rosa Muñoz en febrero; para mayo tengo una gala Mozart, dirigida por el maestro J. Arturo González en la Ciudad de México. Estoy preparando nuevos roles.