Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Recorre un camino entre poesía y novelas realistas

MAZATLÁN

Mazatlán Sinaloa.-Pedro Rodríguez, arquitecto de profesión por la UNAM, novelista y poeta por pasión, plasma en sus novelas parte de sus vivencias combinadas con mucha imaginación, pero sin perder el don de describir un mundo realista.

Historia que atrapa. Rodríguez realizó en 1997 con inspiración y acompañado de sentimiento del amor, lo que sería su primer poema, inspirado en su pareja.

El novelista ha tomado talleres con grandes de la literatura, entre ellos Leonardo Da Jandra, Enrique Sema, Alberto Chimal, Vicente Quirarte, Eduardo Antonio Parra, Melly Peraza, Juan José Rodríguez y Fernando Alarriba.

El escritor ha tomado talleres de narrativa con Élmer Mendoza, a quien tiene de asesor principal.

En el 2009, Mendoza supervisó capítulo por capítulo una de sus novelas, Nada de nada, en la cual le sugirió que hiciera algunas modificaciones muy acertadas, con el fin de que la historia llevara al lector a momentos de suspenso y de tranquilidad. Le pidió también cambiara el nombre para hacerlo más atractivo, de igual manera que cambiara el orden de algunos párrafos y capítulos.

Nada de nada, con seudónimo "Los Monos Bichis", novela con la que participó en el Premio Valladolid de las Letras 2014.

"En esta novela desnudo a una familia. Aborda la vida de un maestro que se enamora de una joven. Habla de una complicidad."

Los problemas de una familia disfuncional cobran vida en esta trama, donde una herencia es la cuestión de separación entre hermanos. En la trama, sucesos inesperados y desgarradores acaparan al lector, asegura.

Para dar continuidad a esta historia, el escritor escribió su segunda novela, Nadie es nadie, integrada por 150 cuartillas.

Búsqueda. Con el fin de conseguir ganar un premio y lograr que su obra trascienda a través de los libros, ha inscrito sus creaciones en concursos literarios, entre ellos el Clemencia Isaura, Premio Internacional de Poesía Jaime Sabinas y Premio Hispanoamericamo de Poesía.

El 30 de junio entró a al concurso de poesía Premio Sahuayo, para el cual mandó dos obras un cuento llamado Una pesadilla más y un poema titulado Origen y destino.

El escritor reseña que los concursos deberían dar oportunidad a los jóvenes, así como a los escritores que incursionan por primera vez a un premio.

También indicó que los medios impresos deberían de dar espacio para que los poetas y cuentistas puedan publicar sus obras.