Cultura

Recupera Vicente Alfonso tristes y trágicas crónicas sobre Guerrero en 'A la orilla de la carretera'

La violencia de género, la guerra sucia y la desaparición forzada son algunas de las lamentables historias que el escritor recoge en ‘A la orilla de la carretera (Crónicas desde Chilpancingo)’

Por  Richard Osuna

Recupera Vicente Alfonso tristes y trágicas crónicas sobre Guerrero en 'A la orilla de la carretera'

Recupera Vicente Alfonso tristes y trágicas crónicas sobre Guerrero en 'A la orilla de la carretera'

Sinaloa, México. La pobreza, la violencia de género, la guerra sucia y la desaparición forzada son algunos de los tristes casos que ocurren diariamente en Chilpancingo, Guerrero, y mismas historias que el escritor Vicente Alfonso recupera en su libro 'A la orilla de la carretera (Crónicas desde Chilpancingo)' (Universidad Autónoma de Nuevo León), una obra que su autor revela ha sido difícil de realizar.

Historias que te tocan

El primer contacto de Vicente Alfonso con esta tierra fue en 2016, cuando por razones de trabajo de su esposa la familia tuvo que mudarse a Chilpancingo, un paso obligado para los turistas que van a Acapulco, pero sin embargo “no se le presta toda la atención que merece a lo que está ocurriendo ahí, muchos menos en las comunidades más pequeñas”. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La idea inicial del nacido en Torreón era realizar una novela, pero el autor señala vía telefónica para DEBATE que son las historias las que van tocando la puerta y eso le hizo tomar la decisión de cómo quería contar los sucesos. “Empecé a escuchar historias, empecé a tomar notas de muchas cosas de las que yo no tenía idea y eso fue lo que me hizo en algún momento decidir que lo que quería hacer no era una novela sino un libro de crónicas. Me tuve que hacer la labor de reportero. Por otro lado, sentía que era muy necesario contar estas historias”. 

Al igual que Carlos Montemayor se adentró en Guerrero en los años 80 para realizar su novela 'Guerra en el paraíso', publicada a principios de los 90, Vicente Alfonso recorre este estado para contar historias reales y bajo el sello de crónicas, un género en el que dice que Montemayor seguramente no hubiera podido publicar en aquellos años, en México.

“Creo que (Carlos Montemayor) escoge darla conocer como una novela ('Guerra en el paraíso'), porque de algún modo también es un resguardo para poder contar muchos horrores con nombres de personas y lugares, y eso le sirvió de algún modo como una especie de refugio para poder continuar las historias. Creo que afortunadamente eso está cambiando, el ejercicio de la crónica es cada vez más una realidad cotidiana y eso nos permite abordar temas que quizá serían impensables en una obra de ficción”, señala el ganador del Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor en 2018 por este libro.

Anécdotas que marcan

Muchos sucesos difíciles son los que presenció Vicente Alfonso mientras estuvo en Guerrero, pero confiesa que la crónica de un día que esperaba a su hija afuera del kinder y ejecutaron a un hombre de su edad es algo que lo marcó. “Se desató ahí una balacera, y un par de días después vino algo que ahora se conoce como estrés postraumático. Cuando yo vi eso, cuando me tocó ver la manera en que moría ese hombre, que además tenía mi edad, entendí, quizá de manera más contundente que nunca, el hecho de que son cosas que le pueden pasar a cualquiera, y eso me generó mucho estrés, justo porque tengo la responsabilidad de una pequeña”. 

Pero también Alfonso, para 'A la orilla de la carretera (Crónicas desde Chilpancingo)' escuchó historias en voz de los habitantes de los lugares, muchos con los cuales perdió contacto o que les daba miedo hablar a la hora de plantearles una entrevista formal.

“Después de estar platicando informalmente no se presentaban a la cita que teníamos para hacer una entrevista formal, esas cosas me metían mucho estrés. El hecho de abrir de pronto unas líneas de investigación y luego tener que cerrarlas porque la gente no quería abrir los archivos de la memoria, me estresaba. Me estresaba pedirle a la gente que repasara episodios dolorosos de su vida, pero por otro lado tenía yo la convicción de que justo precisando esos momentos podemos contribuir a que no se repitan”. 

Desde su punto de vista, Vicente Alfonso señala que se tenía una mala perspectiva de creer que el periodismo podría ser una preparación par la literatura y viceversa, pues la realidad es que los dos “son oficios complementarios y son igual de importantes".

“Creo que ejercer uno u otro tiene sus secretos y sus reglas y es importantísimo. Hace unos días comentaba en una sesión con unos muchachos la obra periodística de García Márquez y les decía que hemos malentendido; o en el caso de José Martí o López Velarde que hicieron mucho periodismo y los recordamos por la poesía y no tanto por su obra periodística, creo que esa idea está cambiando. La idea de que la crónica es el retrato de un momento sí, pero no es un producto de consumo pasajero, sino es literatura, está cambiando y es gracias no nada más de los modernistas en su momento, sino de gente como un Gabriel García Márquez, el mismo Juan Villoro, Carlos Monsiváis y Elena Poniatowska”.

Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo