Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Rememoran al Museo Regional como Una casa con historia

LOS MOCHIS

Los Mochis, Sinaloa.- Los festejos del 24 aniversario del Museo Regional del Valle del Fuerte dieron inicio la noche del martes con la conferencia "Una casa con historia", a cargo de los doctores Mario Grijalva Camou y Mario Grijalva Ruiz, últimos inquilinos que vivieron en este recinto llamado la Casa Chapman. El moderador de la charla el cronista de la ciudad Armando Infante Fierro dijo que esta casa que estuvo muchos años abandonada, refleja la conciencia de una ciudad que en estos 24 años han permitido un avance notables la actividad cultural.

La ceremonia inaugural estuvo a cargo de Claudia Bañuelos Wong, directora del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Ahome IMAC quien manifestó que este emblemático recinto representa un parteaguas en la labor cultural de la ciudad que nos da identidad social y cultural, porque la historia cultural ahomense comenzó aquí hace 24 años en esta casa donde se ha albergado un museo que tiene que ver con las raíces e historia de esta ciudad, y del fomento y surgimiento de varias disciplinas del arte como el teatro, la literatura, la pintura y la música.

Al finalizar la charla se dejó escuchar una delicia de concierto con el grupo instrumento-vocal D'Armonía, en el patio central del museo que inició con bellísimos temas como Bésame mucho, Por ti volaré, entre otros.

Conferencia. En una amena charla que convocó a un gran número de personas, el doctor Mario Grijalva Camou, recordó los 4 años que vivió con su familia en esta casa denominado la Casa Champan, dedicada a los médicos de la Compañía Azucarera y llamada así en honor al gran médico cirujano de origen norteamericano que fue William Chapman que la habitó 15 años. El galeno revivió sus años más felices durante su estancia en la década de los 60, con su familia de hijos pequeños, y de los modernos y vanguardistas e impecables servicios hospitalarios de los que disfrutaban todos los trabajadores del ingenio azucarero con 3 mil obreros. Por su parte Mario Grijalva Ruiz añoró los años felices que vivió en la majestuosa casa cubierta de mosquiteros y rodeada de amplios jardines y huertos, de sus excursiones a la Casa grande, recuerdos que retrocedió a esa época a través de fotos.