Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Rufino Tamayo y "el arte por el arte"

MÉXICO

Animals, 1941.

México.- Rufino Tamayo nació el 25 de agosto de 1899, en la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, Oaxaca. Los padres del pintor fueron Ignacio Arellanes, zapatero nacido en la ciudad de Oaxaca y Florentina Tamayo, costurera oriunda de Tlaxiaco, Oaxaca. Hacia 1904 la pareja se separó. En 1911 Florentina falleció y su familia, junto con el pequeño Rufino se trasladó a la ciudad de México.

Considerado en el futuro como uno de los grandes artistas del arte mundial, en 1917 Tamayo ingresó en la Escuela Nacional de Bellas Artes (ENBA/ antigua Academia de San Carlos), donde pronto destacó por sus dotes artísticas.

Tras dejar la escuela, en 1921 se emplea como dibujante en el Departamento de Dibujo Etnográfico del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía. Acerca de esa etapa afirmaría: "A todo lo hermoso que encontré en el museo le debo lo que he hecho de mi carrera; fue la reafirmación de mi vocación".

Las bases del pintor

Para ese entonces, el muralismo mexicano apenas había sentado sus bases; de honda raigambre nacionalista, buscaba exaltar a los indígenas y a la clase obrera. Preocupado por la excelencia técnica y estética —rasgos que distinguen su larga trayectoria—, Tamayo aboga por "el arte por el arte" y, en cierto grado, disiente del muralismo por lo exacerbado de su ideología; en plena juventud opinaba que: "pintar indios en los muros era hacer folclor para extranjeros".

Para su primera exposición individual, Tamayo renta un local recién desocupado. El 10 de abril de 1926, el escritor y diplomático Genaro Estrada, inaugura la muestra que incluye un pequeño catálogo con un escrito de Xavier Villaurrutia.

De inmediato, el pintor llama la atención de la prensa. Tres meses después, renuncia a sus compromisos laborales y, con algunos ahorros, más el producto de la venta de obra, sin mayores conocimientos de inglés, en compañía de su amigo, el músico Carlos Chávez, parte a Nueva York con la convicción de abrirse camino en el extranjero.

El reconocimiento que llega

Del 19 al 30 de octubre de 1926, la Weyhe Gallery presenta en aquella ciudad Paintings, Watercolors, Drawings, and Woodcuts by Rufino Tamayo. Se sumerge en una especie de laboratorio pictórico en el que explora con fruición diversos estilos que combina con una interesante producción gráfica. En 1928 vuelve a México donde pasa una temporada. Influido por Giorgio de Chirico, entre 1927 y 1932 crea un importante número de obras.

Con el tema El canto y la música, en 1933 Tamayo ejecuta en la Escuela Nacional de Música (ciudad de México) su primer mural al que le seguirán diecisiete murales públicos realizados en México, Estados Unidos, Puerto Rico y Francia.

Junto con su esposa Olga Flores Rivas, con quien contrae matrimonio en 1934, Tamayo, gran maestro del color, vive hasta el final de sus días una intensa vida político-cultural.