Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Rusia, Egipto o Culiacán, da igual, la música crea el vínculo

CULIACÁN

Rusia, Egipto o Culiacán, da igual, la música crea el vínculo

Culiacán, Sinaloa. Vadim Kupstov es el nuevo integrante de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes; llegó a Culiacán hace un mes con su corno inglés desde Egipto, donde estuvo viviendo nueve años de la música, pero se propuso cambiar de residencia a México, pues le interesa su cultura y su gente; finalmente lo consiguió. No se complica la vida y dice adaptarse fácil si cambia de país: "es normal adaptarse, te levantas y a trabajar", platica en ruso, a través de un amable traductor, también ruso.

El contacto con la Ossla. Buscando en internet dio con la convocatoria en la página de cultura y enseguida se comunicó a las oficinas, según cuenta, con un semblante bastante serio. Así fue como se puso en contacto para poder ser integrante de la Ossla;siguió el proceso requerido, fue aceptado y entonces, a empacar petacas con todo y corno, de eso hace ya un mes, y justo la noche de este jueves ofreció su primer concierto como solista, donde interpretó Serenata para Alientos, de Richard Strauss; el Concierto para Corno Inglés y Orquesta, de Robert Cummings, y la Sinfonía No. 5 Mi bemol Mayor Op. 82, de Jean Sibelius.

Cambios radicales. Vadim tiene 36 años y nació en Moscú, donde ahora está su familia, integrada por muchos músicos,los cuales visita cada año, aunque en lo que va de este 2014 no los ha frecuentado, este cambio de residencia se lo ha impedido. Por otra parte, no parece acongojarse con estas novedades tan radicales, de estar en un país de oriente y luego llegar a México. Para él es sencillo, al final de cuentas el objetivo es el mismo: tocar en una orquesta, como lo hizo en Egipto durante años. "No tiene problema, no tiene más batalla, es lo que me gusta", comunica el traductor.

"El clima me parece normal". Ni del calor se queja, "el clima en Egipto es parecido al de aquí, así que me parece normal. La comida de aquí me gusta". También ha comenzado apreciar la música regional, le gusta mucho la banda, pero bueno, de cualquier forma dice que tiene interés por todos los géneros, aunque trata de explicar que no encasilla la música, es música y ya, sin distinciones, y sabe gozarla, bailarla, aunque a simple vista parece que el músico no baila, pero él dice lo contrario.

Los clásicos en su vida. Con pocos días en la capital sinaloense, Vadim aprovecha los momentos en los que no tiene ensayos, toma paseos y mantiene firme el hábito de la lectura, de los autores clásicos que son sus favoritos como Balzac, Dickens, Maupassant, son los que alcanza a enumerar, pues el cornista ya se tiene que ir a los ensayos con la Ossla, de la cual refiere que con sus integrantes ha comenzado a tener una buena comunicación.

Su nuevo hogar. Mientras tanto, en estos días también se dedica a conseguir lo necesario para su nuevo hogar "compra algunas cosas, pues no tiene platos, cacerolas, es lo primero que uno hace al llegar a un lugar nuevo para vivir", narra el traductor, al que al parecer también le tocó hacer esos menesteres tiempo atrás. Durante el transcurso de la entrevista parece serio, muy serio, se le cuestiona si así es su personalidad, a lo que responde que no, que está concentrado por el concierto, ni si quiera siente nervios, está bastante sereno, tan sereno como sus palabras. Finalmente, se despide para continuar con su negocio, no sin antes fumarse un cigarro a las afueras del teatro Pablo de Villavicencio.

Nueva adquisición. Vadim Kupstov es la nueva adquisición de la Ossla. Él ha hecho una brillante carrera en Rusia y actualmente viene de Egipto, es un gran ejecutante del corno inglés.

Comenzó a los cinco años a estudiar piano y violín. Es egresado del conservatorio Chaikovsky de Moscú, con especialidad en oboe y corno inglés.