Cultura

Sergio Ramírez, un artista de altura

Realizar murales gigantes no es fácil. Pero para el sinaloense, dedicarse a ellos es un sueño hecho realidad. Ahora quiere mostrar la belleza y riquezas que tiene la cultura mexicana

Por  Itzchelt Rodríguez

Sergio Ramírez

Sergio Ramírez

Uno de los objetivos del muralista Sergio Ramírez es que la comunidad en Estados Unidos conozca el folclor, las tradiciones y las bellezas mexicanas, así que después de radicar muchos años en el país vecino y trabajar para importantes empresas de publicidad, decide abrir sus alas y emprender un nuevo proyecto, al que llama Bartolart.

Pero, ¿quién es Sergio Ramírez? Originario de Aguaverde, Rosario, nació en una familia donde la mayoría de sus integrantes eran músicos, profesión que les impedía estar en sus hogares. Por ello, sus padres le pidieron que se dedicara a una profesión fuera del ambiente artístico, así que decidió estudiar Ingeniería en Electrónica, en el Itmaz. Tras graduarse empezó a tener éxito en su profesión en Tijuana.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Sin embargo, esto no era lo que hacía feliz su corazón y decidió regresar a su pueblo, y tras realizar un sinfín de actividades para sustentarse, decidió emprender el sueño americano con el objetivo de aprender inglés. Durante todo este tiempo, de manera personal realizaba pinturas y dibujos en sus tiempos libres.

En una de sus visitas a Sinaloa, el sacerdote de una iglesia en El Rosario le pidió un mural, el que hizo con mucho cariño. Este trabajo le abrió las puertas en el país vecino para que se diera a conocer y por impulso de buenos amigos empezó vivir su sueño, con apoyo de un experto en arte.

Con su trabajo, Sergio Ramírez está haciendo historia en Estados Unidos. Foto: Cortesía 

Su pasión es su trabajo

Con su talentoso trabajo y la perseverancia de cumplir sus objetivos, mientras estaba trabajando en un restaurante tuvo la oportunidad de colaborar como pintor en una compañía de publicidad en Los Ángeles, que se dedicaba a realizar murales gigantes en los grandes edificios de la ciudad.

Entrar a esta compañía fue mi sueño hecho realidad. Decía, yo les puedo trabajar gratis, con el fin de aprender cómo le hacen para pintar esta cosa tan inmensa

Después de trabajar varios años, lo invitan a formar parte de una compañía más grande de Nueva York, en la que empieza a pintar increíbles murales para importantes empresas como Apple, Nike, Adidas, Gucci y más. Su talento y experiencia como ingeniero le permitieron ascender rápidamente de puesto y aprender sobre el negocio mientras hacía lo que más le gusta.

El muralista ha pintado a una gran variedad de artistas. Foto: Cortesía

Labor de altura

Esta sorprendente labor artística que realiza no es nada fácil, ya que se enfrentan con las dificultades principalmente del clima, como el frío, el calor o el aíre que a en ocasiones les impide realizar sus trabajo por seguridad, además de las exigen-cias de los clientes.

Pintura, proyectores, andamios y un gran equipo de seguridad son utilizados por los artistas para elaborar un mural que llegan a medir más de 30 metros. Se necesitan por lo menos cuatro personas para terminar el trabajo en un periodo de 10 a 12 días.

Los murales que son apreciados por miles de personas todos los días llegan a medir más de 30 metros de altura.

Crear un espacio para la expresión

Hace un algunos meses decidió emprender una nueva aventura y creó su propia compañía a la que llamó Bartolat, en honor de su abuela, la que desea que sea un medio de apoyo para aquellos chicos apasionados del arte y encuentren un espacio para expresarse, así como él lo encontró.

Con el fin de experimentar nuevos horizontes y con su arte mostrar las riquezas de la cultura y tradiciones mexicanas, se está acercando a personas latinas principalmente, para realizar trabajos en conjunto.

Aunque la mayor parte de su trabajo se encuentra en Estados Unidos, en el Museo de Lola Beltrán, se puede apreciar un mural realizado por Ramírez, donde rinde homenaje a la cantante, a su padre y a sus abuelos, quienes dedicaron su vida a la música, e inclusive uno de ellos formó parte de la banda de la también actriz.

Uno de sus trabajos más representativos es el mural Mariposa de barrio, donde realiza un tributo a “La Diva de la Banda”, Jenny Rivera, el cual se encuentra en la plaza principal de Long Beach, California.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo