Cultura

Testamento del Carnaval Guamúchil 2020

La fiesta carnestolenda comienza, y con ella también llega la comedia del pueblo alvaradense.

Por  El Debate

La imagen de Donald Trump fue la que quemaron los guamuchilenses en su inicio del Carnaval Guamúchil 2020.(EL DEBATE)

La imagen de Donald Trump fue la que quemaron los guamuchilenses en su inicio del Carnaval Guamúchil 2020. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- “¡Ay! ¡Qué dolor! Buenas noches, raza mitotera de Guamúchil. Casi me les petateo, y ustedes ni en cuenta. Ahora que está a punto de iniciar el Carnaval, que son seis días de fiesta y alegría, y yo queriendo colgar los Nike. ¡Ay! Acérquense, entenados, nueras, yernos y bola de gorrones a escuchar lo que les voy a dejar a mi séquito de arrimados y golleteros, y ni crean que les creo esas lágrimas.

¡Ay, dolor, ya me volviste a dar! Yo, el rey de reyes, duque de duques, sultán de sultanes y dueño absoluto del Taj Mahal, dejo mis pertenencias a los coleros que nombraré.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

En primer lugar, al presidente de la planilla roja o al que dicen que era presidente, estoy hablando del licenciado Rubén Parra, le voy a dejar 205 913 pesos en puras monedas de un peso, para que se entretenga contándolas y poniéndolas de cien en cien y le alcance para  contratar a un asistente para que a la hora de las manifestaciones no ande como reportero y se dedique a cuidar a su candidata; también te voy a dejar un reloj con alarma para que la programes y puedas llegar temprano, o que alguien me diga si ya llegó a cubrir la nota, porque eso de llegar tarde sí que se le daba a él y toda su planilla. No llores, mijo, no llores, porque si lloras, pierdes. ¡Ay, no! Se me olvidaba que sí perdieron.

A Omar Loya, quien parecía más el presidente, bueno, al menos eso él decía, solamente para agradecerle tanto esfuerzo y trabajo, le voy a dejar una pomada de tepezcohuite, para ver si así se le quita lo ardido por no haber ganado; también le dejo una caja de Klenex para que se seque esas lágrimas de la derrota, un tinaco con agua para que ahogue sus penas y un bolillo para pasar el susto; también te invito a formar parte de mi ejército de guardianes en mi palacio, pobrecito no vayas a llorar, mijito, y nomás pa que veas que sí soy buena gente, te voy a dejar una pastilla dramamine para que se te quiten los mareos de tantas vueltas que diste buscando patrocinadores, nomás no vayas a vomitar del mareo.

Al mentado Carlos Raúl Armenta Camacho, alias Carlos Ferrato, mijo, le voy a dejar un vaso con agua para que se le quite lo reseco de la boca por tanto blablablá, ya que todos esperábamos que hicieras algo de servir, no nomás bajar a la candidata agarrada de la mano como chambelán de quince años y subirla al carro alegórico como si fuera un costal de papas; ponte trucha, a lo mejor consigues chamba de cadete de la guardia real, los de la Frutería Ortiz también te dan trabajo de cargador, todos los días a las 4 de la mañana empiezan a trabajar descargando los camiones, aprovechas y te desayunas unos burritos con el Nano. Dios guarde una anemia mi desnutrido. También te voy a dejar un tanque de oxígeno para que alcances el resuello y se te quite lo encalmado por tanto ir y venir para hacer como que hacías algo. ¡Ay, no! Este dolor sigue.

Monjes "rompen en llanto" mientras escuchan el testamento. / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

“Ricardito Sosa! Mijo, ¿qué hiciste? Dime qué hiciste para no merecer nada, a ti solo te voy a dejar mi risa burlona por mitotero y golletero, porque bien que andabas en la fiesta del triunfo bailando con la banda y lavándote las manos de que tú siempre fuiste planilla verde, cuando todos sabemos que apoyabas a la roja. Te quedaste como el perro de las dos tortas, ¡ah!, y antes de que se me olvide, ¿dónde dejaste los 500 mil pesos que decías que ibas a meter? No te lo quieras quedar para hacer una nueva colección de vestidos para que se los prestes a medio Guamúchil, ¡ay, mijito!, no sea wey.

“A nuestro querido osito Charmín, el Laureano, del patronato,  le voy a dejar una dotación de dalay para aguantar en todas las manifestaciones a los batallosos de todos los plebes del patronato.

A mi querido y golleterísimo genio de la lámpara, el chalupe de la Cuauhtémoc, quien se hacía que la virgen le hablaba, para no hacer nada. ¡Ah!, pero tenía una cuentota con las esquiteras, desde la primera manifestación les debes chalupe. ¡Ay! Me les voy, plebes.

A mi querido bombón asesino de José Carlos Gerardo le vamos a dejar una guardería para ver si ahora sí completa la comparsa, porque el año pasado hasta tuvo que quitarle los bebés prestados a las vecinas. Eso sí, se miraban muy bien. ¡Ay, Carlitos, no te aguantas!.

¡Ay! A todos mis paisanos les deseo que disfruten este Carnaval, que solo dura seis días, que se diviertan sanamente bailando y gozando de los artistas y carros alegóricos”.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo