Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Cultura

‘Tu nombre chino’ une a Mazatlán y China en historia de amor

El escritor Juan Esmerio presenta su novela en el Museo de Arte, reseña su interés por plasmar la llegada de la sociedad asiática al estado y cómo fue la unión con los sinaloenses
 

Por: Maribel Arredondo

Juan Esmerio presenta su nuevo libro.(El debate.)

Juan Esmerio presenta su nuevo libro. | El debate.

Mazatlán.-“Cuando yo era niño mis padres me contaban historias de chinos, no alcanzaba a descifrar cómo era que en Mazatlán hubiera chinos, entendía que China estaba muy lejos, no entendía que mi padre era compañero de chinos en su trabajo. ¿Mi primera duda, cómo fue que la gente llegó aquí?”, resaltó el escritor Juan Esmerio, esto durante la presentación de su más reciente novela titulada Tu nombre chino, que se realizó en el Museo de Arte de Mazatlán, la tarde del viernes.

Novela con respuesta


La presentación de la novela se hizo dentro del Festival de Primavera de Sinaloa, contó con la presencia del editor de Nitro Press, Mauricio Bares, y la escritora sinaloense Aleida Rojo.
Durante más de 40 minutos, el autor y los invitados llevaron al público a adentrarse en la historia de la novela.  

Aleyda Rojo resaltó que la novela de Esmerio, será de gran importancia para los futuros escritores.
“Tu nombre chino nos responde a esas preguntas que nos hacíamos, de cómo llegaron los asiáticos al puerto, cómo fue la relación con los porteños, cómo se enamoraban y cómo se fundieron con nuestra sangre; la novela responde interrogantes históricas, es capaz de abrir más interrogantes”, indicó Rojo.

Parte de historia


Por su parte, Esmerio compartió que desde hace años empezó a hacer investigación sobre la presencia de los chinos en Sinaloa, uno de los puntos que más le llamó la atención fue la relación entre ellos y la escritora Inés Arredondo, quien también en sus cuentos había escrito sobre ellos.
“En mi trabajo de editor se hacía referencia a los chinos, en algunas ocasiones me hacía la pregunta de porqué ellos permitieron que los expulsaran de Sonora y Sinaloa, esa fue la primera pregunta, por ello tuve que ir a los archivos de Torre Blanca, en la Ciudad de México, leí el cuento Las palabras silenciosas, de Inés Arredondo, cómo es que ella toca esos temas con tanta belleza, tanta intensidad. Después supe que parte de su infancia la había pasado en Eldorado, donde su abuelo había sido gerente de campo de una familia potentada”.

Expresa que años atrás era de gran realce, extravagancia tener un jardinero o cocinero chino.
“Descubrí que hubo un acuerdo migratorio firmado por el presidente Porfirio Díaz y un representante del emperador en Estados Unidos. Quizás en la historia es de los primeros acuerdos donde se pacta una migración legal, para China no era novedad, ellos ya habían firmado con Brasil. En el noroeste de México había carencia de mano de obra para trabajar en las vías férreas, para trabajar en las minas, en las salinas”.

Obreros a empresarios


Resaltó que hubo acuerdos de migración de Europa, pero a ellos no les gustó el clima y las malarias de esa época.
“Los chinos fueron llamados motores de sangre, fueron los que entraron a hacer de todo, las labores más pesadas, pero a la vuelta de poco tiempo ahorraron y emprendieron negocios, como subirse en burros e ir vendiendo productos, montar una fonda íntima o zapateros, sastres”.  
El hecho de que los chinos empezaran a mejorar su economía trajo algunas inconformidades con los sinaloenses, pero esta cambiaría tras las malarias, ya que ellos aportaron dinero para pasar ese trago amargo.

Mazatlán del siglo 20


En entrevista con EL DEBATE, el autor reveló que la novela desempolva un pasado muy presente de Sinaloa, tratar de desentrañar a los chinos, se mezclaron de manera muy sencilla con la gente de Mazatlán, dos culturas de unen y se complementan.
Los protagonistas de la historia donde se unen dos culturas, una milenaria.  
“Hubo muchos chinos en Sinaloa, incluso los apellidos aún perduran. Mi historia trata de rastrear el origen de esa cultura, cómo llegó aquí, cómo se mezcló. Todo es imaginación, consultar, investigar historia, después de esa investigación armar los personajes”.  
Comparte que la novela se desarrolla en Mazatlán en el siglo 20. Indica que reconstruye el viejo puerto, lugares que ya no están o que están en ruinas.

En esta nota:
  • Presentación de libro
  • Juan Esmerio
  • autor