Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Un asesinato que lleva a la guillotina

MAZATLÁN

Mazatlán Sinaloa.- Una gran propuesta se presentó en el Ángela Peralta, bajo el nombre de El ángel del asesinato, o la Historia de Charlotte Corday.

Las piezas del juego. El teatro, la danza y la música se reunieron en el montaje, que duro más de una hora. Las emociones fueron del coraje, al odio, a la ansiedad y hasta el desespero.

Bajo la dirección de Jorge Gorostiza Zataráin y las coreografías de Zoila Teresa Fernández, con la dirección en el coro a cargo de la Martha Félix y Enrique Patrón de Rueda, con la dirección del concertador, el maestro Pércival Álvarez.

El coro Guillermo Sarabia y la Camerata Mazatlán hicieron una gran papel dentro de la trama enfocada en al asesinato de Marat.

Teniendo como escenario una silla junto a un escritorio, en otro estrado una bañera donde Marat reposaba de los dolores causados por la lepra. A pesar de estar a un paso de la muerte no abandonaba sus ideas revolucionarias y su afán de mandar a los traidores a la guillotina, sin importar que el número de muertos era cifra ya incontable.

El montaje contó con un lenguaje claro, duro y a veces hasta fuerte al describir los terribles sucesos de la Revolución Francesa.

Puntos de atención. Dentro de las sorpresas visuales en esta gran obra están los cambios de vestuario de las actrices al quedarse en ropa interior de espaldas ante el público.

Sin duda la guillotina causó espanto y emociones fuertes al bajar despacio desde el techo del escenario para hacer acto de presencia y cortar la cabeza a los mártires de la Revolución Francesa.

Jean Paul Marat subió hasta el cielo del escenario acompañado de tres telas, una azul, blanca y roja, las cuales hacen alusión a la bandera francesa.

Sin duda el reto para las actrices fue dar vida a hombres en escena, como es el caso de Andrea Hays, quien dio vida a Jean Paul Marat.

Historia y verdad. Charlotte Corday, papel personificado por Harriet Vázquez, fue presa de las ganas de vengar a los muertos en la guerra. Sale el 9 de junio de 1793 de Caen rumbo a París, donde a como diera lugar buscaría lograr su cometido.

Luego de tres intentos por fin logra matar a Jean Paul Marat sin importar lo que le esperara.

Luego de varios días de interrogatorio la mandan a la guillotina el 17 de julio de 1793.

En su discurso alegaba: "Vivo para cometer el crimen que salve a la Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes"

Estos hechos dieron pie a muchos escritos literarios los cuales plasmaron no solo el asesinato de Corday, sino que plasmaban cómo Marat se convirtió también en mártir de la Revolución.

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán