Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Un bouquet de la danza, el XIII Ensamble José Limón

LOS MOCHIS

Desdémona: Que el Señor me ampare, y haga que el maltrato de mi marido produzca en mi virtudes y no vicios...

Desdémona: Que el Señor me ampare, y haga que el maltrato de mi marido produzca en mi virtudes y no vicios... 2

Cimática, coreografía e interpretación de Michelle Félix y César Antonio Ibarra.

Los Mochis, Sinaloa.- Una ofrenda para José Limón ofrecieron los bailarines sinaloenses en un ensamble que resultó emotivo, de cruel sensualidad y festivo a la vista del público mochitense, la noche del jueves.

En el segundo día de actividades del 28° Festival Internacional de Danza José Limón, ¡Vivir la danza!, el Teatro José Ángel Espinoza Ferrusquilla del IMSS fue testigo de la espléndida obra Suite de Una Ofrenda Coreográfica, misma que forma parte del XIII Ensamble José Limón que se realiza año con año para esta festividad.

Bajo una licencia por 18 meses de la Fundación Limón de NuevaYork, Una Ofrenda Coreográfica fue interpretada por los estudiantes avanzados de la Licenciatura en Danza Contemporánea de la Escuela Superior de Danza de Sinaloa (ESDS) y de la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán (EPDM).

Coreografías. El público pudo apreciar y disfrutar de la participación de los jóvenes estudiantes de danza contemporánea quienes presentaron 4 coreografías más previo al Ensamble.

Quiero matar a Isabel, de Scarleth Acosta y Michelle Félix; Cimática, de Michelle Félix y César Antonio Ibarra; Desdémona y Fractura, de Víctor Manuel Ruiz, fueron los cuadros que complementaron este espectáculo dancístico.

Ya en el Ensamble Suite de una ofrenda coreográfica se desbordaron los cuerpos en movimientos sutiles en su máxima expresión corporal.

La ofrenda. Una Ofrenda Coreográfica es la obra de mayor escala en la carrera del legendario bailarín sinaloense de la danza contemporánea José Limón. La creó en 1964 con música de Bach (Ofrenda Musical) como tributo a Doris Humprey. En una dedicatoria preliminar, Limón se refirió a esta danza como "un bouquet memorial" donde había "tomado todas las flores que son movimientos y los había unido como un memento vitae".