Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Una visión infantil sobre la muerte conmueve al público

Inició el 13 Festival del Monólogo con la obra ‘¿Duermen los peces?’, pieza en que la actriz Adriana Reséndiz estuvo de sobresaliente a soberbia al interpretar a una niña de 10 años

La actriz interpretó a Jette, una niña de 10 años.

Jette, interpretada por la actriz Adriana Reséndiz Segura, es una niña de 10 años, ingenua, traviesa y ávida de conocimiento que le prometió durante un juego a su hermano Emilio, de 6 años, cuando este estaba enfermo, que en un féretro blanco ella y todos los demás niños le dibujarían con colores. Sin embargo, Emilio murió y tuvo un funeral gris, con gente gris y nubes grises. Con este pesar, a lo que se añade el no haber estado cuando murió, Jette protagoniza el monólogo ¿Duermen los peces?, escrito por el dramaturgo alemán Jens Raschke, con lo que inició el 13 Festival de Monólogos Teatro a Una Sola Voz, la noche del pasado sábado en el Teatro Socorro Astol.
 
Con su actuación, Reséndiz Segura transmitió el duelo de una niña de 10 años. 
Duelo infantil
El trabajo actoral de Reséndiz Segura fue de lo sobresaliente a lo soberbio, mostrando sus virtudes histriónicas, lo que le permitió desarrollar el universo infantil de Jette, en el que unos coloridos globos, que no representaban una fiesta, sino la promesa a su pequeño hermano, enfermo de cáncer, de un colorido funeral; sin embargo, los globos también representaban los tipos de muerte posibles en la mente de una niña de 10 años.
Buena parte del público se mostró conmovido ante Jette, que sacó todo lo que traía dentro luego de la muerte de su querido hermanito, quien era su compañero de travesuras y juegos. Enternecedor fue el pasaje en que narró unas vacaciones en que a orillas de un lago, juntos, Jette y Emilio construyeron una represa de pequeños peces que les mordisquearon los pies.
 
La actriz aprendió a tocar el acordeón para interpretar su personaje.
Sin embargo, el momento más emotivo fue cuando al jugar a la muerte de Emilio, este dijo a Jette que era bien difícil estar muerto, pues qué era eso de no poder hablar y de no poder respirar.
La dirección de la obra corrió a cargo de Arcelia Guerrero. El resto del equipo creativo está integrado por: Patricia Gutiérrez Arriaga en iluminación y escenografía, Gustavo Rangel en música original, Claudia Cervantes en asesoría gestual y corporal, Edwin Salas en asesoría de animación de objeto, Alejandra Guinea en asistencia de dirección, y Cristina Orozco en diseño de imagen.