Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Cultura

La musa de Jaime Labastida es el lenguaje

El poeta y filósofo sinaloense recibió un homenaje en el inicio de las actividades culturales del 23 Festival Internacional Universitario de la Cultura 2018 de la UAS
Avatar del

Por: El Debate

Juan Eulogio Guerra Liera junto a Jaime Labastida(Guillermo Vega)

Juan Eulogio Guerra Liera junto a Jaime Labastida | Guillermo Vega

Culiacán, Sinaloa.- Poeta y filósofo, Jaime Labastida (Los Mochis, 1939) no cree en la musa, en la diosa que dicta el canto a los poetas, sino que prefiere cambiar a esta deidad por el trabajo constante con el lenguaje, luchar con las palabras para el beneficio de ellas mismas.

Esto afirmó el también doctor honoris causa de la Universidad Autónoma de Sinaloa durante el conversatorio “La extraña musa de Jaime Labastida o cómo convertirse en poeta”, acompañado del escritor Élmer Mendoza y Elizabeth Moreno, directora de Editorial UAS, en el inicio de las actividades del Festival Internacional Universitario de la Cultura 2018 de la casa rosalina, que en esta edición reconoce la trayectoria de esta pluma sinaloense de resonancia internacional.

Jaime Labastida conversa con Elizabeth Moreno y Élmer Mendoza. Foto: Guillermo Vega.

En la Casa de la Cultura Miguel Tamayo, entre pinturas y frente a un amplio público, Labastida recibió una placa conmemorativa del homenaje brindado por la institución universitaria sinaloense, de manos de su rector, Juan Eulogio Guerra Liera. Además, se le colocó un pin con el símbolo de la UAS, un águila con las alas abiertas que asciende.

En su mensaje, el rector resaltó que el homenajeado es un ciudadano adoptado por las universidades públicas del país. Ponderó su pluma imponente con la que vierte en palabras su pensamiento y canto, en el que también hay lugar para su tierra, Sinaloa.

Él y la literatura.

En su mensaje, el rector resaltó que el homenajeado es un ciudadano adoptado por las universidades públicas del país. Ponderó su pluma imponente con la que vierte en palabras su pensamiento y canto, en el que también hay lugar para su tierra, Sinaloa.

Aunque cuando era niño, Los Mochis era un pueblo, con vías de comunicación precarias, tuvo la fortuna de que su padre, médico de profesión, tuviera una biblioteca con la que pudo acceder a varios autores de poesía, como Federico García Lorca. Sin embargo, lo que el poeta sinaloense considera que el primer estímulo para la escritura fue que siendo niño se escabullía a la farmacia de su papá y tecleaba en la máquina de escribir. Lo escrito era escuchado por su papá.

Elizabeth Moreno y Élmer Mendoza durante la charla. Foto: Guillermo Vega.

Al retomar la reflexión sobre el lenguaje, Labastida ponderó que este edifica a las personas. La gente se apropia del lenguaje. No obstante, reconoció que, pese a muchos estudios de lingüistas, incluso algunos del siglo 19 que calificó de ingratos, no es posible determinar el origen del lenguaje. Solo se tienen estudios del origen de lenguas más recientes.

La charla derivó hacia el origen de la poesía, el cual considera que está en muchas cosas. Recordó que Martin Heidegger decía que la poesía surge cuando las palabras cotidianas no son suficientes; idea con la que concuerda en cierto grado.

Añadió que la poesía es canto, ritmo. De hecho, reconoció que sus primeros poemas adolecían de este elemento.

Universidades públicas

Debido a sus generosas colaboraciones con las universidades públicas, el homenajeado fue cuestionado sobre la importancia de dichas instituciones educativas en el país.

Labastida hizo un llamado a no olvidar que las universidades públicas son uno de los grandes logros de la sociedad mexicana, del trabajo de los gobiernos de este país.

Sobre el festival universitario que lleva su nombre en esta edición, el originario de Los Mochis alabó la riqueza y multiplicidad que ofrece. Comparó los inicios del festival con su actualidad y opinó que se ha dado un paso enorme.

Libro de Jaime Labastida con tres poemas que fue obsequiado en el homenaje. Foto: Guillermo Vega.

Documental

Previo a la entrega del reconocimiento se emitió en una pantalla grande un breve documental sobre la vida de Jaime Labastida, en que varios intelectuales y hombres de letras, como Miguel León Portilla, Ernesto de la Peña, Diego Valadés, hablaron de la valía de su obra, deslumbrante trayectoria y gran calidad humana.

Al final del conversatorio Labastida leyó el poema “Crepúsculos”, para luego firmar libros al público.

En esta nota: