Deporte Amateur

El Carranza Limón tendrá pasto natural

Los avances en el inmueble se encuentran en un 60%, aseguraron las autoridades

Por  Mauricio Valenzuela

El Carranza Limón tendrá pasto natural en lo que será su remodelación.

El Carranza Limón tendrá pasto natural en lo que será su remodelación.

Guasave, Sinaloa.- En lo que fue una visita exprés del gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, a las instalaciones del estadio Francisco Carranza Limón la mañana de ayer, se dio a conocer que será pasto natural el que se esté colocando en el terreno de juego del inmueble y no sintético como se había anunciado hace algún tiempo.

Esta decisión se tomó debido a que la remodelación de lo que será la casa de Algodoneros de Guasave lleva un buen avance y se tendrá el tiempo para que el césped sea natural.
Esta decisión, según las autoridades estatales, fue consensuada con los directivos de la Liga Mexicana del Pacífico. Dentro del recorrido se contó con la presencia de la presidenta municipal, Aurelia Leal, además de los directivos del Club Algodoneros, Sebastián Sandoval y Gabriel Low.

Avances

Osbaldo López, secretario de Obras Públicas del estado, quien acompañó al mandatario estatal, manifestó que el estadio tiene un avance del 60 por ciento, ya que según el funcionario se tiene mucho material adquirido listo para que sea instalado.

Vamos muy avanzados, podemos considerar que ahorita vamos en un 60 por ciento, lo que pasa es que ya hay mucho material adquirido listo para ser instalado, te comento las butacas, la pantalla prácticamente lista, nomás falta la estructura, el césped, este lunes se empezarán los trabajos de soporte, de terracería y será natural,” destacó López.

Trabajadores

Después de que se anunció que serían 300 trabajadores los que estuvieron en el estadio, ayer se informó que son 280 personas, las cuales trabajan a marchas forzadas, incluso durante la noche para que esta obra sea concluida en tiempo y forma.

El estadio deberá de presentar un avance entre el 85 y 90 por ciento en el mes de septiembre, cuando los supervisores de Grandes  Ligas  vengan a  inspeccionar  las medidas  reglamentarias del terreno de juego y la infraestructura.