Selecciona tu región
Deporte Amateur

Marco Antonio de Guamúchil disfruta divertir a la afición en espectáculos deportivos

Es tal su entusiasmo, que puede hacer funciones de pelotero, ampáyer, mánager, botarga y hasta payasito en diversos escenarios deportivos del municipio.

Por Octavio Inzunza Sánchez

-

Guamúchil, Sinaloa.- Introvertido, abierto y sin complejos. Marco Antonio Leyva Ruiz de Guamúchil reconoce que no es un atleta estrella, y es por eso que no le obsesionan los trofeos, medallas y ningún otro tipo de condecoración, ya que disfrutar del deporte y hacer muchos amigos le basta.  

¿Cómo fue tu infancia y cómo te involucraste en el deporte?  

La infancia fue como la de cualquier niño. El gusto por el deporte nos lo inculcaron nuestros padres. Desde muy pequeños nos llevaban a Ligas Pequeñas para jugar en Pañalitos. Allá nos llevábamos abajo del puente blanco. Aunque fui maletas, también llegué a practicar futbol. 

¿Cómo consideras es tu personalidad?   

Soy muy sociable, me gusta tener muchos amigos. Finalmente el deporte, y el beisbol en este caso, es lo que te deja, muchas amistades. 

¿Cómo desarrollas tantas facetas distintas a la vez, siendo pelotero, ampáyer, mánager, botarga o animador en los estadios y hasta payasito en fiestas infantiles?  

El tiempo te lo va dando, y uno le tiene que hacer a lo que le gusta. Ya ves, en Murciélagos me invitaron a que fuera su mascota. En beisbol fui la botarga de Garbancín, Chango Jakson y Pollerín. Yo la hago hasta de tragafuego. 

Haciendo todo esto, ¿qué es lo que más disfrutas?   

Creo que como ambientador estando dentro de una botarga me siento mejor y lo disfruto más, como sucede actualmente con el personaje del payasito “Cachimbita”. También disfruto lo de la ampayada en el beisbol.  Cuando a uno le gusta lo que hace es mejor. Le tenemos que buscar a todo. Yo fui siete años mánager de Piratas de la Jobori en la Liga de Principiantes, pero se batalla mucho y sale caro. 

¿Qué se ocupa para poder hacer reír a la gente?  

Interactuar con ellos. Siento que no batallo mucho. No me da vergüenza nada y creo soy entrón en todo. 

¿Recibes apoyo siempre de tu familia?  

Todos ellos siempre han practicado el beisbol y softbol. Nacimos con sangre de deportistas, ya que a mi padre le gusta el beisbol y a mi madre el softbol. Es una familia muy unida, y cosa curiosa, en alguna ocasión jugamos juntos en el mismo equipo los cuatro hermanos y hasta mi papá. Me gustaría que mis tres hijas fueran softbolistas, pero a una de ellas creo le gustará ser payasa, pues ya me acompaña a las fiestas. 

¿Cómo consideras ha sido el desarrollo del beisbol en Salvador Alvarado?  

Siento que actualmente se apoya y promueve más, aun de que ya no se cuenta con algunas Ligas como la Intermedia y Promocional. En el deporte en general existe mejor organización. 

¿Actualmente le has tomado cariño al trabajo como payaso? 

Sí, ya tengo dos años con el personaje de “Cachimbita”. Ramón Pineda me inculcó este gusto y nos aventamos al ruedo. Recibía clases con él. Lo de “Cachimbita” me lo puso aquí en la colonia Jobori el señor Moisés Sánchez Gutiérrez, según porque yo desde niño andaba encendido, prendido para todos lados, como una cachimba. 

Leer más: Golfistas mochitenses asisten al Mundial Callaway Future Champions

¿Algún mensaje que quieras agregar? 

A la juventud y a todos les aconsejo que estudien para que se preparen y tengan buen trabajo, que hagan deporte en lugar de cosas malas, que no se hagan los “payasos” como yo.

Hombre atrapa pelota, suelta a su hija y salva la cerveza
 
Síguenos en
Más sobre este tema