Deporte Amateur

Tiene toda una vida en las artes marciales

Con cuatro décadas de experiencia, el Chino Olaiz tiene en su haber numerosos logros deportivos y profesionales.

Por  Octavio Inzunza Sánchez

Benjamín Olaiz Acosta, cinta negra y sexto dan, en artes marciales.(EL DEBATE)

Benjamín Olaiz Acosta, cinta negra y sexto dan, en artes marciales. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Es todo un referente e ícono del deporte alvaradense. Benjamín Olaiz Acosta, cinta negra y sexto dan, se inicia en las artes marciales a la edad de los 10 años practicando en Asociaciones de Sinaloa, Sonora, Baja California, así como algunos estados de la Unión Americana. 

Dentro de su larga y brillante trayectoria deportiva ha participado en más de 30 eventos de corte nacional y 20 de talla internacional, figurando siempre en los primeros lugares. Tiene en su haber cuatro campeonatos mundiales, uno de ellos en 1992 en el área de kobudo (manejo de armas orientales).

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Como promotor deportivo, ha organizado 10 campeonatos nacionales de arte marciales, y nueve durante la Copa Mexicana de Cintas Negras. 

Es el fundador de la Academia Mexicana de Artes Marciales, de la cual han surgido más de 50 cintas negras. 

En su desarrollo profesional ha entrenado bajo la dirección de grandes maestros tales como Chuck Norris, cinta negra sexto y gran estrella cinematográfica. También con Kenneth Funakoshi, James Ibrao, uno de los máximos exponentes del kempo karate. 

El peleador alvaradense tras una competencia. / Fotografía: Cortesía

Ha destacado también como juez y árbitro en competencias estatales nacionales e internacionales. 

Olaiz Acosta dice haber recibido consejos y asesoría de grandes profesionales, tales como los maestros Tuilosega, cinturón de oro, máximo grado en las artes marciales y fundador del Sistema Lima Lama y una de la máximas leyendas en el mundo de esta disciplina. 

También recibió instrucción del gran maestro Tadashi Yamashita, uno de los máximos exponentes japoneses de este deporte oriental. 

De 1983 a 1985 fue instructor de defensa personal del Ejército Mexicano, en tanto que de 1989 a 2000 de los elementos de Servicio Panamericano de protección en Guamúchil, Guasave y Sinaloa municipio. 

Desde 1990 se ha dedicado a proporcionar cursos de defensa personal a distintas agrupaciones públicas o empresas privadas. En 1995 forma el grupo Boa, empresa dedicada a la capacitación y servicio en materia de seguridad. Esta agrupación se conoce hoy como Seproa. También ha tenido cargos como delegado Estatal de Artes Marciales de la Dgeti, y en el Instituto Sinaloense de la Juventud y el Deporte. En tres ocasiones ha tenido el cargo de delegado municipal de Artes Marciales en Salvador Alvarado. 

Con más 40 años de trayectoria, considera que uno de los mayores valores es el respeto, la perseverancia y la superación personal. 

Opina que al practicar esta disciplina se obtiene salud física y mental, desarrollando habilidades de coordinación, equilibrio concentración y precisión. 

Aclara que las artes marciales no fomentan la violencia, sino la defensa personal. Apunta que detrás de las artes marciales hay una conducta, una filosofía la razón y un estilo de vida ideal es suficiente para disfrutar de su entrenamiento y desafíos físicos y mentales.

Te puede interesar:

Gigantes aprueban la suspensión del Cibacopa

“La vocación es lo más importante para enseñar”

Torneo de los Barrios no afectará ligas de futbol

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo