Deporte

Chelsea, el club inglés que renovó su plantilla para la Champions League

El Chelsea realizó una gran inversión en el verano para intentar de hacer un buen papel en la Champions League, que en cuartos de final de enfrentarán al Atlético de Madrid

Por  Cornelio Figueroa

Chelsea, el club inglés que renovó su plantilla para la Champions League.(EFE)

Chelsea, el club inglés que renovó su plantilla para la Champions League. | EFE

Londres, Inglaterra.- El rival del Atlético de Madrid en los octavos de final de la Champions League, el Chelsea, es un club que ha comenzado este verano con una reestructuración y un proceso de evolución que poco a poco está empezando a calar en el equipo de Stamford Bridge.

Solo César Azpilicueta continúa en la plantilla del Chelsea de aquel conjunto al que los atléticos vencieron en 2014 rumbo a la final de la Champions League que perderían luego en Lisboa.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Desde entonces todo ha cambiado en el barrio londinense de Fulham, donde Roman Abramovich ha decidido abrir la cartera este verano para dotar a Frank Lampard de un equipo capaz de pelear por todos los títulos.

El duro correctivo sufrido el año pasado, al encajar siete goles en la eliminatoria contra el Bayern de Múnich, ha servido de aviso al Chelsea, que invirtió en verano en jugadores como Timo Werner (50 millones), Kai Havertz (80 millones), Ben Chilwell (50 millones) y Edouard Mendy (25 millones), además de firmar gratis a Thiago Silva.

El equipo se ha reforzado en todas las posiciones a base de talonario, como solía hacer Abramovich en el pasado. Algunos han caído de pie, como Werner, Chilwell y Mendy, que acumula portería imbatida tras portería imbatida y que ha relegado a suplente a Kepa Arrizabalaga, y otros como Havertz aún están buscando su hueco, después de haber pasado la covid.

Jugadores del Chelsea celebrando una anotación en la Premier League/EFE

Lampard, que arrastraba la sombra de tener a su cargo a uno de los Chelsea más vulnerables atrás de la historia, ha dado con la tecla de la solidez gracias al solvente Mendy atrás y a una línea de cuatro defensas -aunque llegó a experimentar con cinco- formada por Chilwell en la izquierda, Reece James o Azpilicueta en la derecha y centrales Silva y Kurt Zouma.

La experiencia del central brasileño ha contagiado a un Zouma que se ve mucho más seguro y con confianza.

El 4-3-3 de Lampard continúa con el baluarte de N'golo Kanté, cuya salida se rumoreó en verano para conseguir capital, y sus acompañantes Jorginho y Mateo Kovacic, con el recambio de Mason Mount siempre listo.

Arriba, Werner se ha afianzado en el extremo izquierdo, lo que le permite aprovechar las diagonales desde la otra banda, habitualmente lanzadas por Hakim Ziyech, convirtiéndose en una especie de segundo delantero que además tiene desborde cerca del área.

Por la derecha formaría el ya mencionado Ziyech, quien a pierna cambiada es un peligro constante con su exquisita zurda, mientras que en punta es donde más dudas le surgen a Lampard, puesto que Tammy Abraham no acaba de dar el paso adelante que requiere, mientras que Olivier Giroud está funcionando muy bien para los pocos minutos que juega y, además del póker al Sevilla, ha anotado siete goles en total esta campaña.

Frank Lampard tras dirigir un partido con el Chelsea/EFE

El conjunto 'Blue' cuenta también con opciones en el banquillo como el jovencísimo Billy Gilmour, un mediocentro de toque y visión que aspira a ser importante a largo plazo, pero que acaba de salir de una lesión de larga duración, y Callum Hudson-Odoi, un extremo rápido que ha perdido peso paulatinamente en las decisiones de Lampard.

Tras haber pasado invicto en su grupo el Chelsea es uno de los equipos que mejor pinta tienen a priori, con los nombres sobre la mesa, pero al que habrá que demandar actitud y experiencia cuando las cosas se pongan candentes.

Esta nota incluye información de: EFE

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo