Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Chelsea obtiene el empate en el Vicente Calderón

FUTBOL

Madrid, España.- Atlético de Madrid y Chelsea dejaron todo para la vuelta y no se hicieron daño en el partido de ida de la Semifinal de la Champions League disputado en el Vicente Calderón este martes que concluyó con un empate 0-0.

Dentro de una semana, con Stamford Bridge como escenario, le espera otro encuentro de máxima exigencia, después de un primer choque sin goles, que transitó entre el interés ofensivo del Atlético y la férreo e imperturbable fortaleza defensiva inglesa.

No le preocupó nunca al Chelsea la posesión de la pelota ni ganar el choque. Jamás arriesgó. En su rigor táctico, en ese ritmo lento y de constantes interrupciones en el que llevó el duelo, enredó al equipo rojiblanco durante casi todo el encuentro, le dio el balón sin ninguna duda y le propuso un problema de complicada resolución.

El camino empezó a torcerse para la visita a los 17 minutos, cuando un encontronazo entre Petr Cech y Raúl García en un tiro de esquina dejó al arquero fuera de combate, pues en la caída se hizo daño en el hombro. El checo no pudo continuar y tuvo que salir en su lugar Mark Schwarzer.

No se sintió cómodo el Atlético en ese partido, en ese ejercicio de paciencia, toque e insistencia, alejado de su trepidante contragolpe, de las vías hacia la portería contraria que ofrece Diego Costa con sus desmarques a la carrera, minimizados por el plan del equipo inglés, tan meticuloso como desesperante para el rival.

Ni le dio margen para correr a la contra ni tampoco para generar apenas ocasiones en toda la primera parte, condenado a previsibles centros laterales, una amenaza que combatió su rival con la contundencia de su zaga, con Obi Mikel incrustado en ella para desmantelar todo intento que sobrevoló su área desde las bandas.

Al descanso, además del lanzamiento de córner directo de Koke, poco más dispuso el Atlético sobre la portería contraria, apenas un par de disparos desde lejos, uno de Mario Suárez y otro de Diego Ribas. El brasileño, hoy sin la determinación y profundidad que pide su rol en el equipo, fue titular en lugar del delantero David Villa.

Fue más que el Chelsea, que no tiró con peligro en 45 minutos, con Fernando Torres solo y desasistido en ataque en su vuelta al Calderón, la primera como rival de 'su' Atleti, pero insuficiente para derribar al impenetrable conjunto londinense, conforme con el desarrollo del encuentro, con que aún no hubiera pasado casi nada.

Cambió su esquema el argentino Diego Simeone para la reanudación, adelantó a Raúl García a la delantera, desplazó a Diego Ribas a la izquierda, a Koke a la derecha y diseñó un nuevo mecanismo, con más remate dentro del área para remover al Chelsea, que manejó el tiempo cada vez que hubo una falta, un saque de banda, una caída...

En ese choque tan táctico, tan cerrado, cada córner se festejó en la grada casi como un penalti, casi todo el encuentro se trasladó al terreno de los visitantes en un guión repetitivo del primer tiempo, con una ocasión más del Atlético, un derechazo de Diego Ribas, otra del Chelsea, en una jugada de Torres, y la entrada de Arda Turan.

Al ritmo del pito del árbitro Jonas Eriksson, de las continuas pérdidas de tiempo del Chelsea y del previsible fútbol del Atlético entró el duelo en el tramo final, con la ambición rojiblanca, con un falta despejada por Schwarzer a Gabi, con tres cabezazos de Raúl García, otro de Arda y el final imaginable: un inamovible empate.