Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Culmina la aventura

COPA LIBERTADORES

México. Esmeraldas de León no pudo con el estilo de juego que desenvolvió el boliviano Bolívar, que se encargó de dejarlo fuera de la Copa Libertadores de América 2014, tras empatar 1-1 (global 3-3) en el partido de vuelta de octavos de final.

El colombiano Franco Arizala había adelantado al campeón de México al minuto cinco, pero Ronald Eguino puso la paridad al 36, con lo que le dio la ventaja a su equipo, debido a los dos goles que marcó como visitante.

Triste despertar. Los sueños de los "Panzas Verdes" por trascender a nivel internacional quedaron truncados por su incapacidad para superar a un equipo muy limitado, pero que encontró la forma de nulificarlos, así como una nueva irresponsabilidad del defensa Rafael Márquez, quien dejó a su equipo con diez, cuando aún había tiempo.

El inicio fue esperanzador para los guanajuatenses, quienes lograron terminar con el cero apenas al minuto cinco, en una acción en la que Fernando Navarro puso un balón exacto a la cabeza de Arizala, quien conectó un excelente cabezazo pegado al poste izquierdo para poner el 1-0.

El cuadro de casa respondió bien a este gol en contra, pues el balón estuvo en los pies del cuadro local que prácticamente impidió cualquier llegada de la visita, que vio cómo su ventaja se esfumaba con la anotación de Eguino, al minuto 36.

La de la derrota. Todo se originó en un centro por derecha a primer poste, donde William Ferreyra peinó un esférico al corazón del área, donde Eguino conectó y aunque Yarbrough alcanzó a tocar, no pudo evitar su camino hacia el fondo de las redes, para irse así al descanso.

En el complemento, los de casa decidieron por completo cederle la iniciativa a los "Panzas Verdes", quienes tuvieron el esférico en sus pies, mas no la precisión para pisar con fuerza el área rival. Mientras los bolivianos esperaban robar un balón para generar un contragolpe que les diera la ventaja.

Ante la incapacidad de León por generar una de real peligro, la desesperación poco a poco se fue adueñando de sus jugadores y el hombre más experimentado, Rafael Márquez, perdió la cabeza una vez más en un partido relevante, al ganarse de manera merecida la tarjeta roja.

Con un hombre menos y sólo 13 minutos por delante, León hizo el último esfuerzo, pero nunca fue capaz de merecer una segunda anotación.