Deporte

Dembélé y Messi se dividen el trabajo para doblegar al Leganés

El Barcelona no falló al vencer 3-1 en el Camp Nou al Leganés para mantener su distancia como líder de la Liga, este domingo en la 20ª jornada

Por  Cornelio Figueroa

Dembélé y Messi se dividen el trabajo para doblegar al Leganés/AFP

Dembélé y Messi se dividen el trabajo para doblegar al Leganés/AFP

Madrid, España.- El Barcelona no falló (3-1) en el Camp Nou ante el Leganés (14º) para mantener su distancia como líder de la Liga, este domingo en la 20ª jornada, en un duelo que abrió el francés Ousmane Dembélé y desatascó Lionel Messi, que empezó en el banquillo.

Con este triunfo los azulgranas mantienen cinco puntos de ventaja con el Atlético (2º) y 10 con el Real Madrid (3º), que el sábado habían recortado terreno con sus victorias.

Dembélé abrió el marcador en el minuto 32. El francés tuvo que abandonar el campo en el 65 tras doblarse el tobillo izquierdo en una frenada.

En su primer tiro a puerta, el Leganés se encontró con el gol gracias al danés Martin Braithwaite (57).

Pero la entrada de Messi en el 64 cambió el partido. Su excepcional disparo lo aprovechó Suárez para hacer el 2-1 (71) y con el tiempo cumplido (90+2) el argentino también marcó su gol.

Ousmane Dembélé celebrando su anotación contra el Leganés/AFP

Sin el ídolo del Camp Nou, tomó los galones Dembélé, que vive su mejor momento desde que fichó por el Barcelona en 2017. Partiendo desde la derecha, el campeón del mundo con Francia en 2018 se convirtió en el dueño del partido.

El extremo tomó el balón en el mediocampo e inició una jugada que concluyó con un tuya-mía en la izquierda con Jordi Alba, finalizando con un preciso remate con el interior, en una acción muy similar a la que el lateral español reproduce habitualmente con Messi.

Discutido hasta hace unas semanas por sus actos de indisciplina, el Camp Nou coreó su nombre con la entonación del himno francés.

Ya en la segunda parte, cuando nadie lo esperaba, el Leganés encontró el empate en un balón a la espalda de la defensa que Braithwaite marcó en boca de gol.

Lionel Messi celebrando su anotación ante el Leganés/AFP

El gol aceleró la entrada en el campo de Messi, que llevaba un rato calentando, acompañado por otro titular indiscutible, Ivan Rakitic.

Sin Dembélé, rey de la primera hora, el partido entraba en un nuevo escenario y Messi tardó poco en desequilibrarlo.

El argentino caracoleó en zona de tres cuartos y se sacó un misil que el arquero Iván Cuéllar sacó con dificultades, pero dejó en los pies de Luis Suárez, que no perdonó. El árbitro validó el tanto con ayuda del VAR.

Finalmente el partido no terminó sin la asociación Messi-Alba. El primero armó la jugada y el segundo sirvió para el 18º gol del argentino en una Liga de la que el máximo artillero.

Esta nota incluye información de: AFP