Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El Potro, en agonía

LIGA MX

México. Potros de Hierro del Atlante está al borde del abismo, luego de sucumbir en casa por marcador de 0-2 ante Tigres de la UANL, en partido que cerró la actividad de la fecha 14 del Torneo Clausura 2014.

Los goles del triunfo fueron obra de Alan Pulido al minuto 45, y al 91, este último por la vía del penal, con lo que los de la Sultana de Norte llegaron a 17 unidades, en tanto los "azulgrana" se quedaron con 18 y a seis puntos de Puebla en la tabla de porcentajes, cuando faltan nueve por disputarse.

De capa caída. El cuadro cancunense sufrió su segundo revés a cambio de solo dos triunfos, en el estadio Andrés Quintana Roo y parece que ya solo es cuestión de tiempo para que pierda la categoría.

Luego que Atlas y Puebla sumaron esta semana, la obligación de los "azulgranas" era de ganar, sin embargo, no tuvieron los argumentos para merecer las tres unidades.

De hecho, fue el cuadro visitante el que tomó el control de las acciones y el primer aviso serio sobre la meta local se dio casi en la primera media hora del juego, en un disparo del argentino naturalizado mexicano Lucas Lobos, que reventó la base del poste derecho.

Con el primer tiempo cerca de culminar, Alan Pulido se quitó a Salustiano Candia para abrir el espacio y sacar un derechazo pegado al poste contrario, imposible para Yosgart Gutiérrez, al minuto 45.

No le funciona. Para el complemento, el técnico local, Pablo Marini, decidió mover sus piezas con los ingresos de Paúl Uscanga y Carlos Acosta, sin embargo, sus argumentos para abrir la defensa visitante fueron nulos.

Ya con un cuadro local volcado al frente de manera completamente desesperada, los regiomontanos finiquitaron las acciones con una infantil falta dentro del área de Héctor Morales sobre Pulido, que se decretó como pena máxima.

El propio Pulido se encargó de cobrarlo al fondo de las redes para amarrar el triunfo y dejar a Tigres todavía con posibilidades de liguilla, en tanto, Atlante necesita de un milagro para evitar el descenso por tercera ocasión en su historia.